Autosuficiencia alimentaria que propone AMLO es posible: productores

- Por

Una de las propuestas más discutidas del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, es la de alcanzar en el corto plazo la autosuficiencia alimentaria, es decir: lograr producir dentro del país, lo que el propio país consume. A la luz de su reciente triunfo en las elecciones, productores y titulares del sector agropecuario y pesquero han declarado que alcanzar lo que Obrador propone es posible.

La propuesta tiene varios visos: por un lado garantiza la seguridad alimentaria, y el acceso razonable a la canasta básica, y por el otro combate la migración; de alcanzarla, Obrador mataría dos pájaros de un tiro, de ahí que su propuesta sea una de las más discutidas.

Según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) y de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), rescatadas por The Hunger Project México, alrededor del 23% de toda la población mexicana padece pobreza alimentaria, y cerca del 12.5%, desnutrición crónica.

Datos del 2012, de la Encuesta Nacional de Salud, arrojan que cerca de dos millones de niños padecen desnutrición crónica, misma que se agudiza en zonas rurales, donde alcanza hasta un 20%.

A nivel macro, las cifras son más oscuras todavía: hacia 2012, el 70% de los hogares en todo el país se clasificaron en alguna de las tres categorías en que está dividida la inseguridad alimentaria; en zonas rurales es el 80%.

Por otro lado, el Coneval define la seguridad alimentaria, cuando los individuos tienen asegurada la disponibilidad física de los alimentos, es decir, existe en el mercado suficiente oferta; acceso económico a los mismos, o bien la capacidad económica de adquirirlos; la utilización correcta de los alimentos, a través de su preparación adecuada e higiénica; y esa misma disponibilidad estable en el tiempo.

Seguridad Alimentaria, Coneval

Fuente: Diagnóstico Sobre Alimentación y Nutrición, Coneval.

Por contraste, la inseguridad alimentaria consiste en la incapacidad de adquirir alimentos por su falta de disponibilidad en el mercado, por falta de recursos económicos; y en el pobre aprovechamiento de los alimentos que sí se consiguen, ya fuere por su calidad o su preparación inadecuada, o su intermitente distribución.

A eso hay que sumar, que desde 1995 la canasta básica ha ido en aumento en su precio, en algunas ocasiones, en más del 100% en menos de una década.

De ahí que las palabras de Obrador al respecto resuenen fuertes en sus discursos; pero ¿es factible alcanzar una producción interna de alimentos tal, que los índices de inseguridad alimentaria bajen, o aún los de dependencia de alimentos del exterior? Productores opinan que sí.

Evolución precios canasta alimentaria

Evolución de los precios de la canasta básica entre 1990 y 2015, Coneval.

Consultados por el diario El Financiero, explicaron que, si bien es imposible que un país sea autosuficiente al cien por ciento, en México sí se puede aumentar la producción, sobre todo al sur del país, y así bajar la dependencia del exterior, y garantizar el acceso a los mismos para los pobres.

La FAO estima que un país deberá producir cerca del 75% de los alimentos que consume, de acuerdo a cifras del Consejo Nacional Agropecuario (CNA) que rescata el reporte del diario, México se encuentra en un 50 o 55 por ciento.

Laura Tamayo, vicepresidenta del CNA, dijo para el medio: “si cuando hablamos de seguridad y soberanía alimentaria nos mantenemos a lo que dicen los organismos internacionales que debería de ser, como lo que pone la FAO sobre la mesa, entonces sin duda el CNA está de acuerdo”.

Evolución de precios de canasta alimentaria 2005 2015

Evolución de los precios de la canasta básica entre 2005 y 2015, Coneval.

En el mismo sentido se pronunció Humberto Becerra, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Pesquera: es factible aumentar nuestra producción de mariscos y crustáceos, y con ello, reducir el porcentaje de estas especies que se importan de China, que actualmente es del 20 por ciento.

Alejandro Ramírez, director de la Confederación de Porcicultores Mexicanos, coincidió también: cerca del 60% de la carne de cerdo que se consume en México es nacional y el resto es importada; aumentar el volumen de la nacional podría sumar puntos hacia la meta de seguridad alimentaria para México.

El reportaje detalla que: “las importaciones de carne de cerdo suman mil 500 millones de dólares al año, y si se invirtieran en el país se producirían cerca de 20 millones de cabezas, casi el doble de lo actual, generando un poco más de dos millones de empleos directos e indirectos”.