Videgaray minimiza las jaulas para niños migrantes: solo hay 21 mexicanos, dice

- Por

El gobierno mexicano tardó mucho tiempo en reaccionar a una de las actitudes más tiránicas y salvajes de la presidencia de Donald Trump. Para poner un castigo ejemplar, el magnate estadounidense declaró que las familias que se encuentren cruzando ilegalmente la frontera serían separadas de sus hijos. El resultado son miles de niños enjaulados por la patrulla fronteriza.

El tema cobró fuerza durante el fin de semana pasado y medios internacionales, políticos estadounidenses y usuarios en redes sociales condenaron esta acción llena de atropellos a los derechos humanos. Mientras Trump aseguraba que todo esto era por el bien de los niños centro y sudamericanos, Peña felicitaba a la selección mexicana por ganarle a Alemania en la copa mundial de fútbol.

El presidente Enrique Peña aún no ha mencionado una sola palabra sobre este abuso por parte de Estados Unidos y tuvo que salir su antiguo amigo, Luis Videgaray, a condenar los hechos como parte de una política “cruel e inhumana”. Para intentar sanar las declaraciones en contra de Donald Trump, Videgaray suavizó la noticia asegurando que hay muy pocos niños mexicanos entre los enjaulados en la frontera sur de Estados Unidos.

Solo el 1% de los menores retenidos provienen de México, ya que la mayoría de infantes enjaulados pertenecen a países como Nicaragua, El Salvador y Guatemala. “No podemos ser indiferentes ante un hecho que claramente representa una violación a los derechos humanos”, comentó Videgaray, actual secretario de Relaciones Exteriores, sin aclarar si México habrá de generar alguna acción concreta en contra de los abusos de la administración Trump.

Minimizando el tema, Videgaray solamente se limitó a ordenar vigilancia para garantizar que los derechos humanos de los niños enjaulados se respeten. El primer problema surge al ver que los niños permanecen en jaulas y no en albergues, algo que es claramente un ataque a sus derechos y que deja ver la xenofobia con la que opera el gobierno de Estados Unidos.

En total, según el secretario, hay solamente 21 niños mexicanos retenidos.

Si bien Videgaray rechazó este abuso internacional, no ofreció más resistencia que reunirse con sus pares en Guatemala, El Salvador y Nicaragua para realizar un llamado de atención en conjunto. La política de tolerancia cero de Donald Trump se anunció desde hace más de dos meses y el gobierno mexicano no alzó la voz hasta que la noticia de las jaulas estalló en los medios de comunicación.

El hombre que controlara la secretaría de Hacienda en México aseguró que se está trabajando con los consulados mexicanos en Estados Unidos para permitir que estos niños sean retirados de las jaulas y se reúnan con sus familiares lo antes posible. Como secretario de Relaciones Exteriores, Videgaray no previó este escenario y reaccionó hasta que fue demasiado tarde. Mientras tanto, las jaulas se siguen llenando de niños arrebatados a sus padres.

Como último recursos, Videgaray afirmó que el gobierno de Enrique Peña está enviando alertas a la ONU, la OEA y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para tratar de hacer algo sobre este tema. Por el momento, el presidente mexicano continúa callado sobre este delicado tema internacional.