#Verificado2018 confirma: AMLO sí otorgó contratos a Rioboó

- Por

Tras la realización del tercer debate presidencial el pasado martes, donde Ricardo Anaya acusó a Andrés Manuel López Obrador de otorgar contratos millonarios al ingeniero José María Rioboó, durante su gestión como Jefe de Gobierno de la Ciudad de México; #Verificado2018 confirmó la información y AMLO aceptó el hecho.

De acuerdo con #Verificado2018, durante la administración de AMLO (2000 a 2005), el gobierno capitalino otorgó cuatro contratos por adjudicación directa a la empresa de Rioboó, por un total de 171 millones de pesos, para la construcción del segundo piso del Periférico, dos de ellos se ejecutaron luego de la salida de Andrés Manuel del cargo, para enfrentar un proceso de desafuero.

La plataforma comprobó que en tales contratos no se realizó ningún proceso de licitación y fueron otorgados a través del Fideicomiso para el Mejoramiento de las Vías de Comunicación del Distrito Federal (FIMEVIC), creado el 21 de diciembre de 2001 por la Secretaría de Finanzas capitalina, las cuales pueden revisarse en este documento con el folio: FIMEVIC-DVSA-0B/001/2002; FIMEVIC-SER/003/2004; FIMEVIC-SER/037/2005; y FIMEVIC-SER/03

Según la investigación, la más cuantiosa fue la primera adjudicación directa que se realizó en febrero de 2002 por un total de 161 millones 923 mil pesos, la cual tenía como objetivo “los estudios de impacto ambiental, urbano y vial, y el proyecto ejecutivo completo para la construcción de las vías rápidas de la Ciudad de México“.

La empresa Rioboó SA de CV obtuvo una segunda adjudicación directa en octubre de 2004, por 933 mil 833 pesos, para llevar a cabo la “dirección responsable de obra”. Posteriormente, en agosto de 2005, la constructora volvió a recibir otra adjudicación directa por 8 millones 28 mil pesos, para elaborar estudios y proyectos sobre las obras en los deprimidos de Tacubaya, Observatorio, Constituyentes, Acueducto Lomas y Prado Sur.

Finalmente, para noviembre de 2005, Rioboó SA de CV nuevamente fue beneficiada con otra adjudicación por 934 mil pesos, siendo estas dos últimas otorgadas durante la gestión interina de Alejandro Encinas Rodríguez (2 de agosto de 2005 al 4 de diciembre de 2006).

En respuesta, Andrés Manuel López Obrador aceptó el hecho de otorgar contratos sin licitación, durante su gira por Mérida; incluso agregó que tales contratos se sometieron a varias auditorías, sin encontrar irregularidades en ninguna.

Pese a ello, las adjudicaciones directas de AMLO a Rioboó al parecer violaron la ley; pues de acuerdo con el Artículo 55 de la Ley de adquisiciones del Distrito Federal vigente en 2002, cuando se licitó el proyecto del Distribuidor Vial San Antonio, se podían realizar adjudicaciones directas cuando los montos de los contratos no fueran superiores a los montos establecidos en el Decreto de Presupuesto de Egresos del Distrito Federal del año correspondiente.

Dichos montos por aquel entonces dependían del costo total de la obra pública. En el caso del segundo piso del Periférico, una obra cuyo costo era superior a mil millones de pesos, el monto máximo para poder realizar una adjudicación directa era de 700 millones.

#Verificado2018 encontró que la obra fue objeto de 21 auditorías que fueron analizadas por tres órganos auditores distintos: la Auditoría Superior de la Federación (ASF), la Contraloría Mayor de Hacienda de la Asamblea Legislativa del DF y la Contraloría General del Distrito Federal.

Tales auditorías hechas al FIMEVIC, se realizaron entre 2002 y 2009, siendo que los distintos órganos auditores encontraron irregularidades como pagos en exceso o indebidos, ausencia de documentos oficiales e incluso fallas en los proyectos de construcción.

Ante este panorama, el FIMEVIC publicó en un reporte que las observaciones de las auditorías fueron, en su mayoría, solventadas. “Por ejemplo, de las 259 recomendaciones formuladas por la Contaduría Mayor de Hacienda de la ALDF, el FIMEVIC reportó que todas fueron solventadas. Y en el caso de las observaciones de la ASF, de las que recibió 44 pliegos por irregularidades, reportó que se solventaron todos”.

Rioboó y el gobierno capitalino

La relación entre la consultoría Rioboó y el gobierno capitalino ha continuado durante 15 años, pues las administraciones de Marcelo Ebrard y Miguel Ángel Mancera también realizaron contratos con el ingeniero.

Según Contratobook, una herramienta para buscar contratos públicos (a menos que sean de orden federal), Rioboó ganó en noviembre de 2007 una licitación pública por 12 millones 489 mil pesos para hacer obras en la Línea 3 del Metrobús.

Más tarde en mayo de 2016, Rioboó recibió de la Secretaría de Obras otros 35 millones 705 mil pesos por adjudicación, para realizar obras en el corredor de la Línea 5 del Metrobús que va de San Lázaro a la Glorieta de Vaqueritos.

#Verificado2018 reveló que entre 2004 y 2005, a la par que recibía adjudicaciones directas del gobierno capitalino, “Rioboó también obtuvo tres contratos por licitación pública del Sistema de Transporte Colectivo de Nuevo León por 4 millones 307 mil pesos. Los contratos fueron para realizar proyectos arquitectónicos en la Línea 2 del Metro de Monterrey”.

Hacia agosto de 2014, Rioboó obtuvo otro contrato por 43 millones 184 mil pesos por licitación pública para realizar un proyecto ejecutivo para el Viaducto Elevado Autopista México-Cuernavaca.

Incluso este mismo año, una revisión de la ASF reportó un probable daño al erario por 26.7 millones de pesos con recursos públicos de la Federación en la construcción del Segundo Piso y en el Metrobús.

Al respecto Daniel Moreno, cofundador de #Verificado2018, en entrevista radiofónica para el programa “Así Las Cosas”, confirmó el hecho de que Andrés Manuel adjudicó de manera directa a Rioboó los contratos y todas las irregularidades que conlleva la relación de este ingeniero con el gobierno capitalino.

En este sentido, Moreno dejo entrever que dicha acusación es poco probable que afecte al candidato de Morena y aseveró que difícilmente podría modificar los resultados de la elección presidencial. “El caso del constructor no es una revelación periodística, es un caso conocido que ocurrió hace 15 años y en su momento fue auditado, nosotros tenemos la obligación de recordarlo porque es parte de nuestro negocio, lo de Rioboó ya se había publicado y difícilmente estos casos van a modificar la elección“, puntualizó.

Con información de #Verificado2018 y WRadio.