¿Sabías que AMLO en la CDMX expidió licencias permanentes?

- Por

Durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador en la Ciudad de México, los conductores de vehículos vieron un cambio drástico en la forma en la que obtenían sus licencias. En principio, se eliminó el examen de costumbre y después de anunció que las licencias de manejo serían permanentes. Con esto, el gobierno capitalino no pediría pagos cada cierto tiempo para renovarla.

En redes sociales se empezó a difundir esta información y es bastante cierta. Hasta el 2007 se fomentó esta práctica y el primer día del 2008 se requirió de nuevo un pago cada tres años para las nuevas licencias. Con esto, el gobierno solicitaba 380 pesos a cada mexicano que quisiera conducir legalmente en la capital mexicana.

Las licencias de manejo permanentes fueron parte de un programa que cambiaría la forma en la que se harían los trámites administrativos en el entonces Distrito Federal, aseguró un López Obrador recién electo. Desde el 2003 y hasta el, 2008, cientos de miles de capitalinos disfrutaron de estas licencias que aún están vigentes y que no les solicitan pagos cada tres años.

La fórmula terminó durante la gestión de su sucesor perredista, Marcelo Ebrard. Con este al frente de la jefatura de gobierno se empezó a cobrar de nuevo la reactivación de las licencias de manejo. También se reactivaron en 2018 los exámenes de manejo para los capitalinos. Todo esto durante el gobierno del también perredista Miguel Ángel Mancera, acusando que se le entregaban licencias a cualquier persona que pudiera pagarla, sin comprobar que realmente podía conducir un auto en la capital del país.

En su momento, los capitalinos podían acudir a las instalaciones de tránsito para sacar su licencia de manejo por un costo de 385 pesos del 2004. El gobierno de López Obrador en la capital mexicana presumía que en cuestión de quince minutos se podía generar una licencia desde cero para los conductores del Distrito Federal. En su momento, el tabasqueño comentó que esto era “un golpe fuerte al coyotaje y a la mordida, ya no hay tarascadas en el gobierno”, dijo.

Una de las premisas de esta regulación fue eliminar la corrupción de varios departamentos de tránsito, aseguró un Obrador recién llegado a la jefatura de gobierno. Además, se pretendía ayudar a la economía de los capitalinos y se instalaron pequeñas oficinas en tiendas departamentales para acercar el servicio a las personas del Distrito Federal.

Existe todavía en los archivos un dato interesante. Para el quince de enero del 2004, cuando entró en rigor esta nueva modalidad de licencias permanentes, se habían expedido casi 45 mil licencias, lo que representaba alrededor de 17.1 millones de pesos.

Además, esta fue la principal excusa para realizar los cambios al programa de emisión de licencias en el Distrito Federal. La excusa era que cualquiera podía adquirirla sin comprobar habilidades básicas de manejo.

El gobierno de Obrador acusó en su momento que los exámenes de manejo capitalinos eran también una forma tremenda de corrupción, pero no generó una solución al problema de saber o no si alguien era apto para conducir en una de las vías más complicadas del país. Para acceder en ese momento a este plástico, era necesario presentar solamente comprobante de domicilio, el pago correspondiente y una identificación oficial.


Etiquetas: