PAN y PRD denuncian al presidente de México en una última jugada electoral

- Por

En el Frente (PAN-PRD-Movimiento Ciudadano) las cosas no han salido como lo planearon. En algún momento, la decisión de unir la extrema derecha católica con la izquierda en pro del aborto sonaba bastante atinada. Lo cierto es que la fusión entre el panismo, el perredismo y la fuerza política de Movimiento Ciudadano no logró vencer a las intenciones de López Obrador, al menos en las encuestas.

Para lograr conseguir puntos a menos de quince días de las urnas más costosas y complejas del México reciente, el Frente se ha propuestas declararle tajantemente la guerra al presidente Enrique Peña Nieto. Pero estos impulsos electorales no son nuevos. Hace unas semanas, Ricardo Anaya enfureció en contra del mexiquense y prometió enviarlo a la cárcel en caso de ganar la presidencia. La estrategia de amenazar al presidente le costó puntos en las encuestas.

Para sanar el daño, el mismo candidato propuso semanas después una alianza con Enrique Peña para lograr detener el avance de Obrador en las preferencias electorales. Esta estrategia le restó aún más puntos en las encuestas, lo que generó que Antonio Meade, el candidato priísta, esté por alcanzarlo en la fase final de la elección. Como último recursos electoral, el Frente ha salido a denunciar al presidente mexicano, al candidato priísta al poder e incluso al expresidente Felipe Caldeŕon.

La intención principal de la demanda es el caso Odebrecht. Los empresarios brasileños que llenaron de sobornos la candidatura presidencial de Enrique Peña han sido juzgados en prácticamente toda Latinoamérica, menos en Venezuela y México. Por eso es que el Frente se ha unido para denunciarlos por actos de corrupción con esta constructora carioca. La idea es ganar la presidencia y enviar a prisión a Peña, Meade y Calderón.

Esta jugada política es bastante arriesgada. Si bien Anaya ya había amenazado con perseguir a Meade y Peña, el asunto no pasaba de acusaciones en debates. Pero con la denuncia, Anaya y su grupo lo arriesga todo para lograr obtener la simpatía del voto indeciso mexicano. En caso de que funcione, el queretano acusado de lavado de dinero podría pelearle a López Obrador el primer puesto el primero de julio.

Lo peor puede venir si Anaya no logra ganar la elección presidencial. Con una investigación sólida en su contra, la PGR podría actuar en contra de él y procesarlo. En el mejor de los escenarios, el queretano podría salir limpio de las acusaciones de lavado de dinero a través de la compra-venta de una nave industrial en Querétaro. Pero esto no le garantiza la paz política. En el PAN ya estamos planeando expulsarlo un conjunto de calderonistas que lo repudian por haber dividido gravemente a su partido.

La demanda acusa a Peña, Meade y Calderón de haber beneficiado a Odebrecht con la empresa Etileno XXI. Encabezados por Jorge Castañeda, el Frente ha acusado a este trío de haber operado “un esquema criminal” que dañó al petróleo nacional y a la economía mexicana en general. Para los frentistas, los favores que beneficiaron a la empresa brasileña iniciaron desde el gobierno de Calderón y se han extendido hasta el día de hoy.

Meade también estaría involucrado por no haber detenido los contratos que concedió Pemex a los cariocas, dicen. Peña habría recibido millones de dólares en sobornos de esta empresa para financiar su campaña presidencial, a través de Emilio Lozoya, su coordinador de campaña. Por el otro lado, Calderón habría acercado a Odebrecht a México para beneficiarlo a cambio de sobornos millonarios.

Lo interesante es que el Frente, lleno de panistas, se ha lanzado en contra de Calderón, un panista importante. Además, han apostado todas sus fichas a una sola jugada final. Con esta demanda, los frentistas quieren sumar la mayor cantidad de votantes para hacerle frente a Obrador el primero de julio. Lo cierto es que la noticia es impactante, pero con el mundial ruso de fútbol, a la sociedad mexicana pareció no interesarle mucho este desesperado movimiento electoral.