Morena acusa al Frente de comprar votos con tarjetas Broxel

- Por

César Cravioto Romero, coordinador parlamentario de Morena, en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), acusó al Gobierno de la Ciudad de México de violar el proceso electoral por la entrega de tarjetas de prepago Broxel como una forma de compra de votos.

De acuerdo con la denuncia de Morena en la Asamblea, el Gobierno capitalino en “complicidad” con el Sindicato Único de Trabajadores (SUTGCDMX) han entregado tarjetas Broxel con el fin de asegurar el mayor número de votos a favor de los candidatos de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya y Alejandra Barrales.

«A cien mil trabajadores del Gobierno de la Ciudad se les entregó una tarjeta Broxel del Metro, personalizada, con un monto de 280 pesos con el pretexto de que ese recurso es el remanente de los vales de fin de año”, denunció Cravioto Romero.

Según el coordinador parlamentario de Morena, se trata de un esquema financiero similar al de Monex, que en su momento puso en marcha la coalición PRI-PVEM, en la elección del 2012, cuestión por la que dichos partidos políticos fueron multados por el INE con 98 millones 479 mil 246 pesos en 2017.

En la denuncia se señala que las tarjetas fueron distribuidas por el exjefe de gobierno de la ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, a 43 dirigentes seccionales del SUTGCDMX, con el fin de que fueran entregadas a más de 100 mil trabajadores de nómina, sindicalizados y de base, con la consigna de votar a favor de Anaya y Barrales.

Según César Cravioto, Miguel Ángel Mancera junto con Ángel Vázquez y Juan Ayala, también obligan a los trabajadores a convencer a 10 personas más para que voten a favor de los candidatos del Frente a cambio de dinero y productos. No obstante, dijo que dichos obsequios han sido condicionados hasta que los ciudadanos comprueben con una fotografía su voto a favor de los candidatos.

Asimismo, el coordinador de Morena señaló que Broxel es dirigida actualmente por Gustavo Gutiérrez Galindo, además que cuenta con Carlos de Cárdenas como uno  de sus principales colaboradores, quien del 2005 al 2013 fue vicepresidente de Mastercard y de Monex.

De acuerdo con la denuncia, Mastercard y Broxel junto con Jorge Gaviño Ambriz, entonces director del Metro, firmaron en 2017 un convenio para emitir una tarjeta de prepago, que según Cravioto Romero se han vendido menos de un millón de plásticos, una cuestión que calificó como un “fiasco”.

Aunado a que afirmó que mediante dicha operación se pueden obtener entre 500 mil y hasta un millón de votos a favor del candidato presidencial Ricardo Anaya, y la candidata a Jefa de Gobierno, Alejandra Barrales.

«Es, sin duda, una estrategia similar a la que se empleó en 2012 con las tarjetas Monex, mediante las cuales el PRI, en alianza con el Verde Ecologista, compró hasta 5 millones de votos en todo el país».

Finalmente, el representante de Morena en la Asamblea Legislativa capitalina hizo un llamado a las autoridades electorales y a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) para que investiguen el hecho.

Además de que señaló a José Ramón Amieva Gálvez, Jefe de Gobierno de la Ciudad de Méxcio, y a Miguel Ángel Mancera Espinosa, Héctor Serrano Cortés, Miguel Ángel Vázquez Reyes, Juan Ayala Rivero y Luis Serna Chávez, de ser los autores del “fraude electoral”.

La respuesta de Broxel

Ante los señalamientos hechos por César Cravioto Romero, coordinador parlamentario de Morena, en la Asamblea Legislativa, la firma Broxel, que se encarga de desarrollar soluciones en medios de pagos basados en tecnología financiera, negó dichos señalamientos.

Broxel negó ser participe en la elección o en alguna campaña política, además de que aseguraron que dentro de sus políticas está la de mantenerse ajena a cualquier proceso, “no lo haremos ahora, ni nunca”.

Asimismo, afirmaron que ninguna de las tarjetas Broxel-Metro han recibido alguna aportación adicional del Gobierno capitalino o de cualquier otra entidad, aparte de los 280 pesos con los que fueron repartidas originalmente.

Finalmente, dijeron que el servicio ofrecido cuenta con un protocolo de control que previene el uso incorrecto, ilegal o distinto para el que fueron diseñados, asegurando que el parámetro de seguridad permite identificar y reportar alguna anomalía, y que en el caso de la Ciudad de México hasta el momento no se han reportado algún evento que salga de dichos lineamientos.

Con información de La Política Online, Revista Proceso y Excélsior