INE investiga presunto pago de 500 pesos por parte del PRI a ciudadanos

- Por

El Instituto Nacional Electoral (INE) se encuentra investigando el presunto pago de 500 pesos por parte del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a un grupo de ciudadanos que, a cambio, entregaron una copia de su credencial de elector. El pago se habría realizado en la sede nacional del PRI en Insurgentes a la altura de Buenavista, en la Ciudad de México, los días 6 y 7 de junio pasado.

Fue el diario Reforma quien reveló la historia; sin embargo, de acuerdo a las pesquisas de sus reporteros, la logística del evento no habría estado en manos de funcionarios del PRI Nacional, sino del PRI Estado de México. Algunos de los ciudadanos comentaron que fueron llevados al lugar en camionetas, con la promesa de recibir $1500 pesos por su voto, mismo que serían entregados en dos fases: una de 500, con la copia de su credencial, y otra de $1000, una vez que comprobaran que votaron por el PRI.

Empleados del partido desmintieron que se tratara de tal acción; uno de los miembros de la oficina de prensa dijo para los medios que en realidad se estaban llevando a cabo «capacitaciones» para funcionarios de casilla. Negó que estuvieran entregando recursos, y dijo que las “capacitaciones” seguramente se repetirán los próximos días.

Algunos videos que circulan en la red, al respecto de lo sucedido el 6 y 7 de junio pasados en la sede nacional del PRI, muestran algo muy distinto.

Marco Baños, consejero electoral del INE, recibió la queja por la presunta entrega de recursos a cambio del voto, a lo que se apresuró a declarar que: “es una situación grave, tenemos que revisarla, a ver de qué se trata”, y añadió que: “a estas alturas de la contienda no es recomendable que los partidos estén recolectando copias de las credenciales. Eso ni siquiera está permitido”.

El consejero Ciro Murayama fue mucho más enfático: “eso no tiene ningún viso de legalidad”, dijo. Explicó que los partidos deben abandonar esa práctica, toda vez que se trata de un delito electoral. Sobre todo si, en efecto, el partido está condicionando el voto.

“Además, recolectar datos personales está prohibido, porque se trata de información confidencial”.

Cuando estuvo enterado de lo sucedido, el candidato líder de la coalición “Por México al Frente”, Ricardo Anaya, se apresuró a condenar lo sucedido y dijo que: “Es absolutamente ilegal e inmoral: están lucrando con la necesidad de la gente, con fines electorales. Es el PRI de siempre”, comentó.

El equipo de campaña del queretano dejó saber poco después que han presentado ya una queja ante el INE, y una denuncia ante la Fiscalía Especializada para la Atención de los Delitos Electorales (Fepade).

“La verdad, esto es cosa de todos los días para el PRI. Esa es la manera en la que están acostumbrados a querer ganar las elecciones, pero no les va a funcionar: hagan lo que hagan, es imposible que el PRI gane. El PRI ya se va. Ya está presentada una denuncia por parte del Partido Acción Nacional ante el INE y denuncia ante la Fepade”, explicó Damián Zepeda, dirigente nacional del PAN.