X

Habrá amnistía para más de 500 personas detenidas por la policía de Mancera

Mancera

Durante los últimos meses, el tema de perdonar a personas detenidas o que mantienen una sentencia condenatoria ha estado sobre la tema. Para algunas personas, es necesario liberar a personas detenidas gracias a medidas arbitrarias de la policía o los aparatos de justicia mexicana. Para otros, esto solamente es un pacto con criminales para buscar simpatías del electorado

Lo cierto es que el actual jefe de gobierno, Ramón Amieva, acaba de promulgar una ley de amnistía que pretende dejar en libertad a al menos 500 mexicanos detenidos durante distintas marchas sociales ocurridas en la capital del país durante los años 2012 y 2015. Desde que arrancara el sexenio de Enrique Peña Nieto, las manifestaciones sociales incrementaron y también lo hizo la capacidad para detener a inconformes.

En un acto tradicional lleno de aplausos y firmas, Amieva dejó en claro que el gobierno de Miguel Ángel Mancera, su predecesor, fue bastante severo con las personas que participaban en marchas civiles. Puntualizó, además, que muchas de las personas que serán perdonadas por su gobierno vivieron procesos llenos de “fallos o errores”. Durante el mandato de Mancera, la policía incrementó en número y el perredista aseguró tener la mejor policía del mundo.

Amieva comentó que ofrecen “una muy sentida y sincera disculpa pública, hay hechos que no se pueden olvidar”. Una de las grandes quejas a la propuesta del candidato presidencial, López Obrador, es precisamente el tema de la amnistía. Una gran parte del electorado y los políticos de derecha aseguran que está acción acarreará más violencia, ya que el tabasqueño liberaría a criminales y daría impunidad a secuestradores, dicen.

Lo cierto es que el tema de la amnistía en México no es nada nuevo. Este perdón político ha sido usado por diferentes presidentes mexicanos. Benito Juárez generó amnistía por primera vez en el México independiente. Además, Luis Echeverría echó mano de este recursos para tratar el tema de las resistencias civiles en Guerrero y Carlos Salinas de Gortari uso también la amnistía para calmar el difícil tema del zapatismo en Chiapas.

El gran problema que dejan ver estos ejemplos y los 500 manifestantes que serán liberados en la Ciudad de México es el actuar de las organizaciones de justicia. Queda claro que se siguen realizando detenciones, arrestos y generando condenas de manera ilegal y arbitraria, sin estar apegadas a proceso. Este abuso policiaco y legal ha generado que el jefe de gobierno capitalino pida perdón por los abusos de Mancera en la capital.

Amieva se lanzó de lleno contra su predecesor, argumentando que se vivieron tiempos de constante represión policiaca en donde se detenía a las personas por marchar en las calles. Entre los detenidos había cargos como “ataques a la paz pública, ultrajes a la autoridad, rebelión, motín y sabotaje, entre otros”, comentó. Estas detenciones las hacía tanto la policía capitalina como la procuraduría general.

Este proceso de amnistía pretende sanar los abusos del gobierno de Mancera y garantizar que la Ciudad de México, la más poblada en latinoamérica, sea un espacio en donde la sociedad pueda manifestarse libremente. Amieva aplaudió que se puedan generar este tipo de perdones y aseguró que habría de resarcir los daños a cada uno de los más de 510 afectados desde hace más de cinco años.