¿Es Layda Sansores el talón de Aquiles de López Obrador?

- Por

Los últimos ataques en contra de Morena se dirigieron a un solo objetivo: Sansores. Esta senadora de izquierda dejó en claro algo: hay también abusos dentro del partido guinda que creó López Obrador hace unos años. Se sabe que muchos de sus gastos personales se los cobró al senado mexicano y esto está documentado. A pocos días de las urnas, un posible gobierno federal de izquierda podría iniciar manchado por este escándalo.

La actitud de Layda Sansores nos deja en claro que dentro del senado se está derrochando dinero público en cosas no relacionadas con su trabajo. La senadora rechazó las acusaciones y puso a sus trabajadores a declarar en su favor, asegurando que eran regalos para sus empleados. El asunto es que los senadores mexicanos no pueden usar el dinero público para darle regalos a sus trabajadores. Por lo que cualquier intento de excusa es poco válido. Lo cierto es que esto sucede con todos los senadores en México, lo que no resta importancia al escándalo de Morena.

Se compraron pantallas de televisión, trajes de diseñador, tintes para el cabello, cortinas y hasta pan dulce mexicano. La principal divulgadora de estos abusos es Denise Maerker, conductora del estelar noticioso en Televisa. Su principal argumento es que la bandera política de Morena es la del combate a la corrupción entre los políticos. Los senadores tienen 200 mil pesos mensuales para este tipo de gastos, por lo que acusa un clientelismo, es decir, un vínculo entre una persona que cede algo y quien lo recibe.

“Para eso no es el dinero público”, deja en claro Maerker. Todos los partidos políticos han acusado los abusos de Sansores con Morena, pero también la comunicadora solicita que tanto los panistas, como priístas y otros grupos políticos revisen los gastos de sus senadores actuales. Claramente el tema Sansores no es el único, pero no por eso es menos dañino ni exhibe un menor desvíos de recursos. Este tema es delicado, ya que se ha documentado cada prueba de la investigación y aún así han salido políticos a defender a la morenista.

“Hay sudor humano en cada peso que Sansores regaló”, comenta Maerker. Cada año, los senadores piden más de 15 mil millones de pesos para gastos, en donde podrían estar involucrado este dinero destinado a conchas sin azúcar y un traje con los rostros de los estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa. Se habla también de una persecución para entorpecer su aspiración a la alcaldía de la delegación Álvaro Obregón.

Todo deriva de un reportaje de Fátima Monterrosa. La reportera consiguió una caja de facturas de al menos dos años en donde Sansores derrochó en recursos amparada por su puesto en el senado nacional. La intención de Televisa es la de dejar en claro que se entregan facturas y que incluso se regresan los gastos a varios senadores, todo a costa del dinero de los ciudadanos. Maerker deja en claro esto, señalando que son los impuestos de cada mexicanos los que terminan convertidos en tintes para cabello. El objetivo es “cerrar las llaves” por las que se cuela el dinero público en el poder legislativo.

Sansores no ha desmentido los gastos, incluso ha asegurado que se puede dar el lujo de consumir estos productos entre su equipo de trabajadores, gracias a que la ley así se lo permite. Esto es muy cierto, pero en un partido que aboga por terminar con la corrupción y el derroche de presupuestos, es necesario revisar el caso de su senadora antes de salir a defenderla por sobre todo. Lo cierto es que si López Obrador gana la presidencia será necesario también mirar dentro del partido para evitar contradecirse desde un inicio.

Por el momento han salido muchos personajes a defender a la morenista. Sansores también ha reclamado su derecho de réplica en el programa de Televisa. Se le negó, ofreciéndole una reunión con Fátima Monterrosa para aclarar el tema, aún no se sabe de algún posible encuentro. 

Sansores ha aclarado que todo es un ataque para detener su candidatura a la alcaldía de la delegación Álvaro Obregón. Para demostrar su inocencia, ha enviado todas las facturas a la ASF, asegurando que una auditoría total a su caso habrá de darle la razón. El conjunto de facturas estará disponible para que las autoridades lo revisen y se generen resoluciones. Para Layda, todo es un ataque de Televisa que continúa acusándola de solicitar reembolsos, aunque la morenista no niega varios de los gastos.