El PRI suplica por «voto del corazón» para asegurarle la presidencia a Meade

- Por

Faltan menos de diez días para que el gran día de las urnas. En el panorama nacional, un partido está perdiendo fuerza tanto en la presidencial, como en las cámaras y las gubernaturas. Se trata del PRI, aquel antiguo partido que dominó al país durante todo el siglo anterior y que ahora está por culminar una de sus presidencias menos populares de la historia.

Para ganar el voto indeciso y convencer a los militantes, el líder nacional priísta, Juárez Cisneros, se ha lanzado a convocar un voto del corazón y un voto de la razón para hacer de México un país exitoso bajo el mando de José Antonio Meade. Para entender mejor este llamado, Cisneros aseguró que el voto del corazón representaría lo mejor del PRI durante sus decenas de presidencias. Asegura que un voto al priísmo es un voto “del orgullo de lo que somos”, afirmando que ellos crearon las instituciones más nobles de México.

Para lograr ganarle a López Obrador, Cisneros debe colocar en menos de diez días a su candidato en el segundo sitio que ocupa Ricardo Anaya. Después de tres meses de campaña y tres debates nacionales, en la recta final Meade parece estar alcanzando al queretano en las encuestas, sin lograr imponerse aún sobre él. Dentro del PRI aseguran que ya tienen el segundo puesto asegurado y que irán detrás de Obrador para ganarle en las urnas.

Para lograr avanzar en tan poco tiempo, Cisneros también llamó “al voto de la razón”. Según el guerrerense, este voto está ligado a los intereses más profundos de los mexicanos: seguridad, combate a la corrupción, mejor educación, mejores salarios y un gobierno honesto. Para el líder nacional del PRI, no hay nadie que pueda ofrecer esto más que Antonio Meade, el candidato que habita cómodamente el tercer puesto desde hace meses.

La intención del PRI es apretar en la recta final para que el voto indeciso, que es enorme en varias encuestas nacionales, se incline todo a favor del priísta acusado de desviar recursos en su paso por la Sedesol. Meade se ha mostrado como una figura opaca que poco ha competido con la capacidad mediática de sus contrincantes Jaime Rodríguez y López Obrador. Para intentar calmar las cosas, Cisneros coincidió en que el PRI se ha llenado de errores.

Aseguró que comprende el hartazgo que tienen millones de mexicanos con el gobierno federal y las instituciones que rigen al país, todas priístas. Pero también aseguró que el voto molesto en contra del PRI solamente lesiona el futuro de los jóvenes mexicanos. “Está bien que estés enojado, pero ¿tienes ese derecho?”, comentó en una reunión en el sur del país. Con esto quedó claro que el PRI se tiene a sí mismo como principal enemigo a vencer, antes de pensar en el segundo sitio de las encuestas.

Las métricas han mostrado escenarios alarmantes para el priísmo nacional. En principio, el partido que controla la presidencia y ambas cámaras legislativas, podría caer hasta un tercer sitio general en todas las elecciones. La fallida presidencia de Enrique Peña, plagada de corrupción y violencia, además de los crímenes de Javier Duarte, César Duarte, entre otros, tienen a la sociedad mexicana harta de un partido que regresó al poder después de doce años para llenarse de escándalos y truncar toda posibilidad de empatía con Antonio Meade.