El “Museo de la Corrupción” de Ivonne Ortega en Yucatán

- Por

El Gran Museo del Mundo Maya, de Yucatán, que servirá como recinto del tercer debate presidencial, que fue inaugurado en el 2012 bajo la administración de la exgobernadora Ivonne Ortega, fue construido “bajo sospechas de corrupción”.

Así lo señaló este martes, el portal Aristegui Noticias y el periódico Reforma, donde se aseguró que el museo del Mundo Maya, que en un inicio debió tener un costo de construcción de 143 millones de pesos, finalmente terminó quedando en 770 millones de pesos.

Una obra que además fue entregada a la ‘Promotora de Cultura Yaxché’ perteneciente al priista Carlos Hank Rohn, a través de una licitación “a modo” señaló el columnista Alfredo Lecona, quien además menciona que dicha empresa tenía apenas 3 meses de creación, aunado a que no contaba con oficinas.

Una cuestión que no fue de mayor importancia para el gobierno de la priísta Ivonne Ortega, ya que el proyecto para la edificación del Gran Museo del Mundo Maya, se siguió desarrollando, y se comprometió al estado de Yucatán a pagar 221 millones de pesos a la empresa que es dueña Hank Rohn, durante los próximos 21 años, según datos del Presupuesto de Egresos de Yucatán publicados en el año 2014

Esto bajo el esquema del Proyecto de Prestación de Servicios, que sirvió para que dicho museo, fuera el primero del estado en ser construido por una por una empresa privada con presupuesto de operación otorgado por el gobierno.

Sin embargo, dicho reciento no ha resultado ser sustentable, ya que, actualmente obtiene ingresos mensuales por 543 mil pesos, lo que representa apenas el 5% del costo de operación, ya que el gobierno le paga a la empresa Promotora de Cultura Yaxché, 18 millones 428 mil 568 pesos por mes.

Aunado a esto, la inauguración del Gran Museo del Mundo Maya, sufrió un retraso, debido a que estaba planeado que su construcción fuera terminada en junio del 2014, pero no fue hasta el mes de septiembre del mismo año que Ortega pudo cortar el listón.

Otro caso parecido al museo del Mundo Maya, se dio en el 2010 cuando también bajo la administración de la exgobernadora, se planeó la construcción del “Disneylandia Maya”.

Una obra en el que se utilizaron recursos del erario para la adquisición de 83 hectáreas valuadas en 8 millones de pesos, pero dichos terrenos fueron pagados por el gobierno por 230 millones de pesos, lo cual representó un sobreprecio de 2,750%.

Dinero que fue a parar a las manos de la familia Barbachano Gómez, dueños de Chichen Itzá, quienes tenían planeado la construcción de 12 hoteles, así como lagos artificiales, playas, campos de golf, un parque acuático y varios centros de convenciones. Edificaciones que nunca fueron construidos y los terrenos fueron abandonados.

Otro ejemplo de un proyecto similar, fue la planeación de un hospital en Ticul, durante el último año de la administración de Ivonne Ortega, el cual estaba pensado en que tuviera 90 camas, para el beneficio de 75 mil pobladores del sur de Yucatán.

Sin embargo, los trabajos de construcción quedaron en pausa, aunado a que actualmente el Gobierno del estado, se encuentra en medio de una disputa legal con la empresa Infraestructura Hospital de la Península, la cual demanda el pago de 520 millones de pesos por terminación anticipada del contrato.

Cabe destacar que, en el año 2012, cuando el Gran Museo del Mundo Maya fue inaugurado, y el gobierno trasladó las obras del Museo Palacio Cartón, a la nueva obra. Iván Franco, del Centro Yucatán del INAH, se refirió al museo como un “tiradero que evidenciaba el derroche y la mala planeación gubernamental”.

Con información de Aristegui Noticias, Reforma y La Silla Rota


Etiquetas: