Cinismo de Meade al ligar a AMLO con caso Odebrecht: Raúl Olmos

- Por

Durante el tercer y último debate presidencial, el candidato del PRI, José Antonio Meade, señaló a Javier Jiménez Espriú, propuesto por Andrés Manuel López Obrador como titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT), de estar involucrado en el caso Odebrecht.

“Lo del caso Odebrecht no es una pregunta para mí, es para López Obrador” sentenció Meade, quien aseguró que la familia de Jiménez Espriú es socia de la empresa Odebrecht en México, la cual ha sido señalada por casos de corrupción con el gobierno federal.

https://twitter.com/JoseAMeadeK/status/1006741081013145601

Sin embargo, ante dichas acusaciones, el periodista Raúl Olmos a través de su cuenta de Twitter, etiqueto a José Antonio Meade de “cínico” al ligar a AMLO con el caso Odebrecht, aseverando que cuando la empresa extranjera transfirió los 3.1 millones de dólares en sobornos, el candidato del PRI tenía a su cargo la Unidad de Inteligencia Financiera.  

Añadiendo que Jiménez Espriú sí fue director de IDESA, compañía que se asoció con la empresa brasileña para construir Etileno XXI, un proyecto que de acuerdo con el periodista, fue aprobado por el expresidente Felipe Calderón, y avalado por el propio José Antonio Meade cuando sirvió como Secretario de Energía.

“IDESA se asoció en 2010 con Braskem, filiar de la petroquímica de Odebrecht para crear Etileno XXI…El Gob. De Felipe Calderón firmó contratos para venderlo a etano a precio preferencial…el gas se lo vende Pemex a 38% de costo real…EPN ractificó contrato a 3 días de tomar protesta.”, dijo Raúl Olmos en los mensajes que publicó vía Twitter.

Asimismo, el periodista mexicano puntualizó que Javier Jiménez Espriú, propuesto por AMLO como secretario de Comunicaciones y Transporte,  fue directivo de IDESA y es cuñado de los dueños de la empresa asociada en México con Braskem, filial de Odebrecht, información que también puede hallarse en el portal web del candidato de Morena.

https://twitter.com/RaulOlmos_mx/status/1006897654993911808

Por su parte, y luego de los señalamientos hechos durante el tercer debate por el candidato del PRI, Javier Jiménez Espriú aseguró que daría la aclaración de dichos señalamientos, y argumentó que la “difamación” se trataba de una cortina de humo por el fraude de Lozoya, Peña y Meade.

En su aclaración Jiménez Espriú acusó al candidato de la coalición Todos por México de estar mintiendo, ya que aseguró que nunca ha sido Director General de IDESA,  añadiendo que dicha compañía petroquímica fue fundada por su suegro, Pascual Gutiérrez Roldán.

Ante esto, el portal Animal Político y Verificado 2018 puntualizaron que en las denuncias hechas durante el tercer debate por parte del candidato del PRI, no se mencionó que el proyecto Etileno XXI fue un negocio aprobado por el mismo Meade cuando fungió como presidente del Consejo de Administración de Pemex.

Señalando que el actual director de la compañía es Patricio Gutiérrez Fernández, sobrino político de Espriú, y hermano del embajador de México en Estados Unidos, Gerónimo Gutiérrez Fernández.

“Mi señora es tía del actual presidente (de Idesa) y tiene acciones que le dejó don Pascual, pero yo no tengo relación ninguna con Odebrecht”, sentenció Javier Jiménez Espriú en una entrevista que dio para Verificado 2018.

Además de que negó mantener algún vínculo con IDEA, y “mucho menos” representar los intereses de Odebrecht.

Mientras que el consorcio Braskem-Idesa publicó el pasado lunes un comunicado donde afirma ser una compañía “separada e independiente” de Odebrecht en México.

Por otra parte y de acuerdo con el portal Animal Político, el 29 de abril del 2011, en sesión del Consejo de Administración de Pemex, los consejeros criticaron el contrato entre Pemex y Braskem-Idesa, ya que advirtieron que la empresa mexicana sería afectada al impulsar el negocio, siendo Meade secretario de Energía.

“Los consejeros criticaron que el contrato no hubiese sido analizado por el Consejo de Administración de Pemex, máximo órgano de dirección; aunque la ley no establecía como requisito que el Consejo autorizara ese tipo de contratos, en este caso era necesario dadas las “implicaciones estratégicas de alto impacto” para la empresa mexicana».