Peña crea el ‘Día Nacional del Cine Mexicano’ después de cortarles el presupuesto

- Por

El cine mexicano cuenta actualmente dos historias. Por una parte, se celebra internacionalmente el talento de cineastas mexicanos como Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro o Emmanuel Lubezki. Mientras que por el otro lado, el gobierno mexicano continúa recortando presupuestos a las instituciones e industrias fílmicas nacionales.

Para intentar sanar esta dualidad, el gobierno de Enrique Peña Nieto ha creado el Día Nacional del Cine Mexicano. Esta fecha pretende reconocer los aportes culturales, sociales y artísticos de la industria fílmica en nuestro país. Por lo que en 2018 México celebrará por primera vez a una industria que llegara a dominar el cine internacional el siglo pasado.

El día elegido ha sido el 15 de agosto y los representantes del cine nacional no piensan hacer una fiesta de inmediato. Esta celebración también es una gran muestra de las dificultades por las que atraviesa el cine mexicano en términos de creación, desarrollo y distribución. Que las entidades de gobierno le dediquen un día al cine hecho en México se agradece pero no basta.

Para este 2018, el cine nacional como industria fue severamente agredido en el presupuesto general de egresos. Instituciones como el Imcine, la Cineteca Nacional, los estudios Churubusco y decenas de festivales de cine reconocidos en todo el país sufrieron recortes presupuestales alarmantes. Para la cultura mexicana quedó claro que el presidente Peña prefiere invertir en publicidad y materia energética que en el arte cinematográfico.

El Imcine recibió un millón de pesos menos para este año. Esto sucedió también con los estudios Churubusco que recibieron dos millones menos que el año pasado. Estos recortes dejan ver el trato que ha tenido el cine nacional en el sexenio priísta de Enrique Peña Nieto. Desde que el mexiquense llegó al poder, el presupuesto fílmico ha ido a la baja. Como respuesta ante la crisis, el presidente les ha concedido este día nacional.

Otro caso que evidencia el abandono del gobierno federal a la cultura se encuentra en la Cineteca Nacional. Este centro fílmico dedicado a preservar, celebrar y compartir el arte cinematográfico a costos reducidos ha visto cómo su presupuesto disminuye año con año. Para 2018, la Cineteca tiene que resistir a un año de éxitos mexicanos en el extranjero con apenas 47.2 millones de pesos en casa.

Cada ceremonia de los premios Oscar trae festejos y tweets de reconocimiento a los creadores mexicanos fuera del país, pero por dentro el gobierno continúa castigando a los filmes mexicanos. Esfuerzos como el FICM en Michoacán, la gira de documentales Ambulante y el festival de cine de Los Cabos han recibido cada vez menos apoyo por parte de las instituciones culturales del gobierno federal.

La idea de celebrar este 15 de agosto al cine nacional también es para exhibir la situación de los trabajadores de esta industria. Además, se pretende alzar la voz para generar mejores acuerdos para el cine mexicano en 2019. En un año electoral, los destinos de la cultura nacional están lejos de las agendas de los candidatos presidenciales. Enfocados en la seguridad, la política y las cuestiones económicas, no se han dado tiempo para hablar de qué pasará con el cine hecho en México durante los próximos años.