¿México está listo para el cultivo legal de amapola con fines medicinales?

- Por

El consumo de drogas es un tema estadounidense, pero el suministro de materia prima es mexicano. Se sabe en todo el mundo que México y el narcotráfico proveen de opio, marihuana, cocaína y otras drogas a los adictos de varios países del mundo. Para frenar esto, los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña se han lanzado a balazos para solucionar el problema.

La izquierda mexicana asegura que una guerra de doce años ha provocado más muertes que resultados. Para poder lograr algo, López Obrador ha propuestos desmilitarizar el país y buscar una amnistía con pequeños productores para sacarlos de ese entorno ilegal y violento. Ahora, dentro de su equipo quieren ir más allá. La posible titular de la secretaría de gobernación en un gobierno de Morena, Olga Sánchez Cordero, pretende convencer al tabasqueño de legalizar la goma de opio para fines medicinales.

Aunque suene radical, esta medida ha beneficiado a países que sufrían de los mismos problemas de narcotráfico que México. Turquía y España, por ejemplo, mantienen como legal el cultivo de la amapola para crear morfina y generar una industria farmacéutica que les viene bien a las arcas del país. Olga es conocida por su papel radical en defensa de los derechos humanos y sus intentos de legalización para sanar la violencia han ido en aumento.

Dentro de las intenciones de la que podría ser secretaria de gobernación está también todo un aparato legal para que México legalice la marihuana de uso lúdico. Si bien el gobierno de Enrique Peña ha avanzado enormemente en temas de cannabis medicinal en todo el país, la intención del gobierno de Morena será meter turbo en este tema verde para generar una industria de la cannabis nacional. Pero no solo eso, para Olga Sánchez el opio también debería ser legalizado, señala el medio La Política Online.

Con esto no se pretende legalizar la droga en México, pero sí desmantelar el aparato ilegal que mantiene a zonas como la Tierra Caliente mexicana (Michoacán y Guerrero) en una constante violencia entre cárteles del narcotráfico. Esta medida le suena aún radical a López Obrador y el tabasqueño ha preferido guardar silencio sobre temas radicales durante la campaña presidencial. La intención es no perder el primer lugar de las encuestas.

En un posible gobierno de izquierda, se habrán de tocar estos temas. Para asegurarse de que sean aprobados, Morena deberá contar con una mayor presencia en ambas cámaras legislativas. Según las tendencias, así sucederá, pero falta esperar a la noche del primer de julio. Lo cierto es que estas propuestas podrían ayudar a sanar el repunte de violencia en México, ya que la militarización del país no ha funcionado bastante.

La goma de opio ha sido bastante rentable para gobiernos que han legalizado el cultivo de esta planta. La idea ha sido detener la creación de drogas y crear fármacos benéficos para la sociedad. México es uno de los países que más produce goma de opio en el mundo, pero todas las ganancias y las actividades con la planta se han ido directo a las arcas del narcotráfico. La intención de Olga Sánchez es doble: crear una industria con la cannabis y la amapola legal, además de detener la violencia generada por los cárteles.

En México no existe una costumbre de los médicos para recetar fármacos derivados del opio. Otro de los grandes problemas son los prejuicios con la planta, ya que se liga directamente a drogas como la heroina, sin comprender el papel que juega la amapola para la medicina internacional.