Meade se dice «el más chingón» pero no ha pagado por el uso de la frase

- Por

El PRI está pasando por la candidatura presidencial menos popular en su historia. Nunca antes el partido más antiguo de México quedó estancado en un tercer lugar, sin dar batalla en los primeros sitios. Esto sucede en 2018 con el candidato José Antonio Meade y las estrategias para levantar su propuesta han ido cambiando con los días.

Durante un relanzamiento de campaña que pretendía dar a conocer a Meade a todos los mexicanos bajo una imagen fresca y ciudadana, los consejeros del priísta lo han intentado acercar a ellos con frases del lenguaje popular. Una de esas frases fue “soy el más chingón”, destinada a embonar con un público que habla de manera similar y que lo acercaría a electores que consideraban rígida su propuesta.

Esta propuesta se la hizo la revista Algarabía al candidato priísta como parte de la publicidad de su libro El Chingonario. Para los priístas la frase era perfecta y empezaron a usarla en varias ocasiones sin pagar los derechos. Una búsqueda rápida en Google de las palabras “antonio meade yo soy el más chingón”, nos lleva a una decena de notas en donde el priísta se llama así mismo de esa forma y abusa del término en prácticamente cada noticia.

Al término del segundo debate presidencial, Meade salió a decir precisamente eso: «A partir del segundo de julio mucha gente se va preguntar ¿qué pasó? y lo que pasó fue que el entusiasmo de todos ustedes nos va llevar a ganar. Vamos por la victoria y vamos a ganar. Dijimos el día de ayer, cuando nos preguntaron qué queríamos acreditar en el debate, y la respuesta era muy sencilla, que en este debate en Tijuana, el más chingón soy yo«, dijo a la prensa.

Esta estrategia puede ser parte de la inclusión del publicista Carlos Alazraki a su equipo más cercano de colaboradores. La idea es alejar a Meade de la imagen del priísta clásico y al mismo tiempo convencer a los mexicanos de que el exsecretario de Hacienda es un ciudadano como ellos, que habla como ellos y que buscará su aprobación gracias a esta cercanía.

En la revista Algarabía no han declarado si el PRI se ha acercado a ellos con el dinero de la propuesta publicitaria. Lo cierto es que este manejo del habla popular es algo que el equipo de campaña de Meade no ha creado desde cero. Todas las propuestas han llegado desde fuera. Otro gran ejemplo fue el de su slogan de campaña “yo mero”. Esta frase la soltaron después de que Tatiana Clouthier los cuestionara sobre quién sería el mejor gobernante para este país. Solo así lograron generar esa frase que tanto repite Meade en sus discursos.

A prácticamente un mes de las urnas, el candidato del PRI ha batallado para asegurarse un segundo puesto en las encuestas. Parece imposible que logre alcanzar al candidato de izquierda, López Obrador, en el primer sitio, por lo que de momento intentan empatar a Ricardo Anaya en el segundo puesto. Aún así, tanto su coordinador como su equipo más cercano están seguros de que algo podrá pasar en los siguientes días para asegurarle la presidencia hasta el 2024.