Meade pagó 900 mil pesos para que veas su cara en cines mexicanos

- Por

Una de las grandes quejas de los mexicanos al ir al cine es la tremenda cantidad de publicidad que se les lanza antes del inicio de una película. Si bien es una tradición proyectar trailers de películas próximas o algunos comerciales, la tendencia nacional ahora es la de proyectar spots cargados de contenido político.

Uno de los partidos políticos que más ha disfrutado de invertir en publicidad a través de las salas de cine es el PRI. En buena parte proyectando los avances de la presidencia de Enrique Peña Nieto y sus programas sociales, y ahora con la urgente necesidad de exhibir a su candidato presidencial Antonio Meade.

En una búsqueda por los contratos celebrados entre el equipo de campaña de Meade y las empresas que prestan este servicio nos dimos cuenta de algunas cosas. La primera es que Antonio Meade ha invertido $937,200 pesos para mover su imagen antes de las películas que se proyectan en México.

Muchos de estos contratos han caído a una de las empresas favoritas del gobierno federal de Enrique Peña. Se trata de Rack Star S.A de C.V., una empresa de publicidad que si bien realiza espectaculares para las principales vías de la capital mexicana, últimamente se ha enfocado en la publicidad gubernamental y de partidos políticos en las salas de cine tradicionales.

Rack Star es una empresa que ha recibido millones de pesos para impulsar este tipo de actividades, no habiendo ninguna práctica ilícita en ellos. En una revisión en la página Contrabook, verificamos que esta empresa de José Fernando Flores ha recibido más de 274 millones de pesos por actividades de publicidad para instituciones de gobierno y campañas políticas.

Desde Fonacot, pasando por el IMSS, hasta publicidad de la secretaría de Turismo, Sedesol, Sagarpa, entre otras, la empresa Rack Star ha celebrado buenos acuerdos con la empresa Cinemex para proyectar comerciales de estas dependencias antes de las películas durante los últimos años. El dato resulta interesante al colocar promoción directa de Antonio Meade en los cines mexicanos.

Ninguna de estas actividades se hacen fuera de la ley. Lo realmente incómodo es introducir spots políticos en las salas de cine, un espacio que hasta hace algunos años aún no se contaminaba con la propaganda política o gubernamental. En un país en donde el presidente puede derrochar 40 mil millones de pesos en publicidad, es realmente incómodo ir a un cine para ver el resultado de casi un millón de pesos invertidos por Meade para colocarse en salas.

Los mexicanos ya han denunciado que no quieren publicidad oficial ni partidista antes de la proyección de películas. Consideran que son bastante los espacios permitidos para la publicidad como para recurrir a las salas de cine para promover su imagen.

La campaña del priísta aspirante no logra generar empatía con los votantes mexicanos. Para esto, el PRI se ha esforzado en colocar la cara de Antonio Meade en prácticamente cualquier rincón posible. Desde mamparas, espectaculares, publicidad por internet, en redes sociales, camiones, televisión, radio y ahora en cines mexicanos.

Además, Rack Star también se ha convertido en la empresa ideal para este tipo de publicidad insertada en la industria del cine. Otros partidos políticos como Nueva Alianza, gobiernos como el de Guanajuato y hasta el candidato independiente Jaime Rodríguez han recurrido a sus servicios. Este último sorprende con 2.5 millones de pesos otorgados a Rack Star para que su rostro aparezca en cines mexicanos.