X

Meade derrochó 761 millones en publicidad al pasar por Hacienda y Sedesol

Fuente: Twitter

El candidato del PRI a la presidencia continúa estancado en lo que parece ser una de las derrotas más graves del partido que fundara Plutarco Elías Calles. La solidez priísta y la marea de votantes no están haciendo efecto y Antonio Meade, un hombre que se vendiera como “ciudadano”, continúa sumido en los escándalos.

La Estafa Maestra dejó ver los desvíos millonarios que el gabinete de Enrique Peña Nieto realizó a través de universidades mexicanas. Esta dupla de corrupción entre política y educación debió sacudir al país, pero las instituciones de justicia decidieron tapar el tema. Antonio Meade está involucrado en desvíos con la Sedesol y ahora le llueven acusaciones por abusar de presupuestos en publicidad.

El caso Meade

El candidato priísta a la presidencia 2018 ejerció dos cargos importantes en la administración de Enrique Peña. Fue secretario de Hacienda y también encargado de la polémica Sedesol. En estos dos cargos, Meade abusó de los topes de publicidad aprobados por el poder legislativo. En 2016, se le permitieron 73 millones para publicidad de la Sedesol. Al candidato no le importó y derrochó 571 millones. Un 680% más de lo acordado. En 2017, como secretario de Hacienda, se pasó 13 millones de lo aprobado.

El caso Nuño

Este escándalo no toca solamente a Meade. En el gabinete de Enrique Peña Nieto, el abuso en la publicidad fue una constante que el presidente impuso. Peña inyectó 40 mil millones de pesos para que los medios hablaran bien de su mandato. Esta práctica la copió Aurelio Nuño, derrochando 1,963 millones de pesos para publicitar su reforma educativa.

Aurelio representa uno de los abusos más grandes dentro de la administración de Peña Nieto. Con la excusa de informar sobre la educación, Nuño permitió también impulsar su imagen como candidato a la presidencia. La reforma educativa nunca funcionó del todo y no se le consideró como fuerte sucesor de Peña en la presidencia. Se limitó a coordinar la campaña de Meade, un no priísta.

El caso Narro

Un hombre que estuvo cerca de convertirse en el candidato presidencial del PRI es José Narro. Doctor y exrector de la UNAM, decidió aliarse al priísmo antes que continuar por el lado académico. A cambio del compromiso, Peña le cedió la Secretaría de Salud y Narro aprovechó para inyectar millones de pesos en publicidad. El hombre encargado de la salud mexicana gastó 2,032% más de lo permitido. Estos 1,543 millones de pesos más bien pudieron servir para mejorar la infraestructura de varios hospitales en el país.

¿Qué tienen en común estos priístas?

Bueno, se derrochó demasiado en los años 2016 y 2017. Estas dos fechas son muy importantes, ya que fueron los años en donde el PRI empezó a dialogar quién sería el próximo candidato presidencial. Todos querían ser elegidos. Sonaba fuerte el nombre de Miguel Osorio Chong y también Aurelio Nuño. Mientras José Narro buscaba el aplauso gracias a la publicidad de la Secretaría de Salud, un hombre tímido resultó elegido por las células más importantes del priísmo. El derroche de más de 761 millones en publicidad le sirvió a José Antonio Meade. Fue anunciado como candidato del PRI y apenas logra colocarse en el tercer sitio de las encuestas.

Esto deja claro una cosa: al gobierno de Peña y su gabinete no les ha servido en absoluto el derroche en publicidad.