Germán Larrea, el segundo hombre más rico de México que teme al populismo

- Por

Entre los empresarios más poderosos de México hay uno que resalta por encima de todos. Se trata del ahora director de Grupo México, Germán Larrea. Su poder económico lo ha colocado como uno de los hombres más influyentes en en el país y su palabra tiene demasiado peso dentro del panorama político nacional.

Declaró recientemente que no le conviene a este país un modelo económico “populista”. Con esto, se lanzó de lleno en contra del candidato de izquierda, Andrés Manuel López Obrador. Pero una revisión al pasado de Larrea nos deja en claro que los gobiernos de derecha han sido esenciales para que este empresario llegara al tope de los hombres más ricos del mundo.

Desde que llegó Vicente Fox al poder y hasta ahora que está por terminar su sexenio Enrique Peña Nieto, Larrea ha visto crecer su fortuna hasta convertirse en el segundo hombre más rico de México. Para el 2001, el magnate poseía mil millones de dólares; para el 2016, su imperio ya rondaba los 4,800 millones de dólares. En silencio, y sin figurar en medios como Carlos Slim, la fortuna de Larrea sigue creciendo.

Con un perfil reservado, este magnate mexicano ha forjado una fortuna gracias a actividades variadas dentro de empresas ferroviarias (Ferrosur y Ferromex), petroleras (México Compañía Constructora y Pemsa), de aviación (Grupo Aeroportuario del Pacífico), de entretenimiento (Cinemex y Televisa) y minera (Grupo México, la cual dirige actualmente).  

Su ascenso al olimpo de los magnates mexicanos se lo debe a los dos sexenios panistas. Tanto Vicente Fox como Felipe Calderón firmaron acuerdos importantes para hacer de este empresario uno de los hombres más ricos del continente y el mundo, seǵun la revista Forbes. Calderón, en específico, lo hizo dueño de varias de las minas de cobre más importantes del mundo.

El día de hoy, Grupo México es el tercer mayor productor de cobre en el mundo.

Con un historial enorme dentro de la vida empresarial mexicana, Larrea se fue haciendo un lugar en las juntas de los empresarios más poderosos de México. Además de que se vio favorecido por cientos de contratos mineros que lo colocaron en el número dos de los más ricos de México. Lugar que mantiene desde hace años.

Un gran ejemplo de su control sobre la vida política fue la tragedia en la mina de Pasta de Conchos. Murieron 65 mineros en Chihuahua y el gobierno aceleró todos los procesos legales para minimizar el hecho, silenciar a las familias de las víctimas y evitar apuntar a la empresa responsable del desastre: Grupo México, propiedad de Germán Larrea. De aquí proviene el conflicto entre él y el dirigente minero Napoleón Gómez Urrutia.

PRI

Fuente: Forbes

Durante el mandato de Peña Nieto la influencia política de Larrea continúo hasta posicionar a Grupo México como una de las empresas mineras más poderosas del mundo. De Germán Larrea se sabía muy poco, incluso no se tenían fotografías claras para conocer su rostro. La primera foto nítida del magnate lo muestra agarrado de la mano del presidente priísta que terminará su administración en diciembre del 2018.

Ahora, Larrea afirma que un gobierno de izquierda lastimaría a las miles de familias a las que les da trabajo. Pero no slo eso, el segundo hombre más rico de México afirma que una economía populista podría desequilibrar las ganancias de sus empresas, afectándolo directamente.

Mira aquí el perfil completo que realizó la revista Proceso sobre este empresario minero.