Fernando Castellanos, candidato del PVEM a la gobernatura de Chiapas, votará por AMLO

- Por

Fernando Castellanos, el candidato a la gubernatura de Chiapas por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), ha declarado que el primero de julio, cuando salga a votar, lo hará por Andrés Manuel López Obrador, el candidato opositor. Este anuncio revela una profunda escisión dentro del propio PVEM, pero aún mayor en Revolucionario Institucional: el Verde se ha deslindado claramente de la campaña de José Antonio Meade, el líder de la coalición “Todos por México”, que integra también el partido del tucán.

De acuerdo al medio, La Política Online, desde hace meses existían los rumores de que Manuel Velazco, actual gobernador de Chiapas, estaba buscando concretar un acuerdo con el tabasqueño. De acuerdo al medio: “Velasco quería asegurarse la sucesión de un delfín propio, un hombre de extrema confianza que acaso le cuide las espaldas en los próximos seis años. Ese hombre era Eduardo Ramírez Aguilar, uno de sus operadores políticos de máxima confianza”.

Sin embargo, el PRI, de la mano de Aurelio Nuño, desestimó a Ramírez Aguilar y le dio el espaldarazo y la pescozada al senador Roberto Albores. Esta decisión habría obligado a Velasco a mudar sus estrategias: su apoyó pasó entonces a Rutilio Escandón, Presidente del Tribunal Superior de Justicia durante su mandato.

Ese apoyo habría sido un guiño importante para Obrador, ya que Escandón es marido de Rosalinda López Hernández, hermana de Adán Augusto (candidato de Morena para la gubernatura de Tabasco), ambos hijos de Payambé López Falconi, un “gran amigo de toda la vida de Andrés Manuel”. Escandón, de esta manera, se lanzó como candidato a gobernador del estado por parte de Morena.

El apoyo del Verde, como una forma de ofrecer un contrapeso a la candidatura del priísta Albores, y de potenciador a la del Morenista Escandón Cárdenas, lanzó a Fernando Castellanos, quien, en las últimas horas, en sus mítines en las regiones de La Concordia y Villaflores, anunció abiertamente su apoyo y su voto por Andrés Manuel.

De acuerdo a medios locales, además de Castellanos, otros candidatos de Chiapas Unido y Mover a Chiapas llamaron a votar por el tabasqueño. La Política Online obtuvo un testimonio de uno de los propios militantes del Verde: “no sólo es Fernando, son todos los candidatos que se suben al templete avisan que votarán por Morena en la Presidencia. Es una campaña totalmente abierta ya”, informa.

Estas tensiones entre el PRI y el PVEM no son nuevas, a pesar de que su alianza, aparentemente inquebrantable, inició en 2006, con la coalición Alianza por México, que encabezó Roberto Madrazo, para los comicios de este año los dos partidos se mantuvieron en alianza sólo para dos de las nueve entidades en donde habrá cambio de gobierno: Yucatán y Veracruz. Hasta hace poco, la alianza se mantenía para la presidencial.

Ahora, con el destape de Castellanos, las tensiones entre ambos habrán de elevarse hasta el punto máximo. De hecho, desde este sábado el Comité Estatal del PRI anunció que impugnará ante el Tribunal Electoral de Chiapas, la candidatura de Castellanos. Esto porque no habría cumplido con los requisitos de elegibilidad: su deslinde de la presidencia municipal de Chiapas, para perseguir la gubernatura del estado se dio a destiempo.

Detrás de toda esta maraña de apoyos prometidos, y traicionados después, hay un único beneficiario: Manuel Velasco, que tiene dos candidatos de su preferencia jugándose la sucesión en la gubernatura del estado: Castellanos y Escandón. A un mes, aproximadamente, del día de las votaciones, todas las agrupaciones parecen ampararse ante el más fuerte, sin importar su afiliación histórica: durante el fin de semana, otro aliado priísta, la Agrupación Política Colosio, anunció su apoyo a Obrador. El PRI se ha quedado solo.