Carlos Alazraki, el publicista que está ayudando a AMLO

- Por

Para que la campaña de José Antonio Meade despegara, el partido en el poder decidió llamar a un publicista reconocido en México. Se le encargó levantar una candidatura opaca que no rebasa el tercer puesto con la posibilidad de usar cualquier tipo de recursos para ganar el primero de julio. La persona encargada fue Carlos Alazraki.

Al publicista mexicano se le ha visto bastante cercano a Meade, al punto de caminar a la derecha del candidato priísta y su esposa, Juana Cuevas. El ingreso de Alazraki a la campaña de Meade no fue anunciado públicamente pero sí forma parte del relanzamiento del proyecto del PRI a la presidencia 2018.

Pero la cercanía entre el publicista y el partido en el poder no empieza ahí.

Carlos Alazraki ha sido un columnista duro con la oposición al partido de Díaz Ordaz y Ernesto Zedillo. La línea del publicista siempre ha estado ligada a los intereses del partido y en su última columna aseguró que Morena, la opción de izquierda, le da “asco”. Para Alazraki, Morena se convertirá en un nuevo PRI y eso los hace deplorables, aún antes de convertirse. Por lo que no se entiende su alianza con un partido que, asegura, controló la vida de los mexicanos durante décadas.

Ahora, miembro del equipo de Antonio Meade, Alazraki tendrá que sanar la pésima campaña que orquestó Aurelio Nuño, Manlio Fabio Beltrones y el asesor Javier Lozano. Meade no ha logrado generar simpatía y a pesar de vender una imagen de ciudadano experto, los votantes continúan viendo al PRI institución en cada uno de sus movimientos.

Aunque no se ha aceptado públicamente, desde la llegada de Alazraki al equipo de Antonio Meade han surgido dos ataques en contra del candidato López Obrador. Ambas estrategias estarían ligadas al publicista y la polémica que involucran ha dañado más a Meade, en lugar de ayudarlo. La primera es el comercial que compartió Javier Lozano, en donde se critica a un anciano por querer conducir.

Esta maniobra pretendía atacar la edad de López Obrador, pero el resultado fue una severa crítica al equipo de Meade por burlarse de los adultos mayores. Tuvieron que salir a pedir disculpas. El tema es curioso, ya que Carlos Alazraki tiene 69 años, cinco más que el candidato tabasqueño. Por lo que la crítica a la edad no tiene mucho sentido. Otro de los ataques en los que el publicista estaría involucrado ocurrió durante el segundo debate presidencial.

José Antonio Meade utilizó una tarjeta focalizada específicamente para atacar a la campaña de López Obrador. En el texto se alcanzaba a leer una declaración en donde una persona relataba los abusos cometidos durante un secuestro por parte de Nestora Salgado, candidato de Morena. El ataque encendió la atención del debate pero dejó ver otra cosa: esa información estaba clasificada y no era de acceso público. ¿Cómo accedió el equipo de Meade a esta información? Nadie en su bunker ha querido hablar al respecto.

La llegada de Carlos Alazraki pretendía ser un cohete para acercar a Meade a los punteros López Obrador y Ricardo Anaya. Sin embargo, y a pesar de que el priísta tuvo un segundo debate mucho mejor preparado, las encuestas no lo han favorecido. Un hombre como Carlos Alazraki no puede salvar una candidatura manchada por la pésima imagen que deja el presidente Enrique Peña. Y menos cuando él mismo ha declarado en contra de Antonio Meade, diciendo «que me presente un nuevo Meade con más huevitos».

Lo cierto es que más que ayudar a Meade, Alazraki ha beneficiado a AMLO.