Candidatura de Margarita Zavala, un desperdicio de 13 millones de pesos

- Por

La salida de Margarita Zavala no es un simple anuncio de libertad, como asegura la conservadora. Esta renuncia a la intención presidencial arrastra muchas traiciones y anomalías. En principio, Margarita ha defraudado a todos sus seguidores que planeaban acompañar a su proyecto hasta la boleta el primero de julio. Ahora, quedan flotando entre cuatro opciones que no les convencen.

Por otro lado, Margarita renunció al financiamiento que le otorgó el Instituto Nacional Electoral. Pero no por eso se quedó sin recursos para llevar a cabo su campaña. Entre cenas, reuniones en privado y peticiones públicas, Zavala logró reunir millones de pesos que ahora mismo han sido desperdiciados a mes y medio de la contienda electoral del 2018. Con la renuncia de Margarita, los donativos millonarios de varios empresarios se han ido a la basura.

Uno de los argumentos principales de la salida de la esposa de Felipe Calderón es que se quedó sin financiamiento para continuar con la campaña por todo el país. Lo cierto es que Margarita Ester Zavala Gómez del Campo sí recibió donativos de simpatizantes por un total de $13,667,811.

La recaudación para impulsar el proyecto conservador de la capitalina logró un donativo de 2.1 millones de pesos hace apenas doce días. El responsable del ingreso es Eduardo Jesús Barragán Villarreal, un empresario miembro del Consejo de Administración de Arca, y consejero de Promoción Rural. A doce días de este magno donativo, Zavala no ha declarado qué hizo con el dinero.

Además, recibió fuertes donativos de Alberto Bailleres, un poderoso empresario dueño de seguros GNP. El hombre donó 1.68 millones de pesos en dos ocasiones. Dándole a Zavala un total de $3,360.000. Bailleres es un magnate cercano al matrimonio Calderón y se hizo aún más rico después del último sexenio panista. Juan Bordes Aznar también inyectó 1.6 millones a la candidatura independiente de Margarita.

Bailleres, la tercera familia más poderosa de México, logró llegar a este sitio gracias a las concesiones que le dio Calderón durante su gobierno. Por lo que se sabe que el financiamiento general de este empresario era el sustento de la campaña de Zavala. Un corte de presupuesto de Bailleres y Margarita no tendría fondos para seguir su campaña. Pareciera que esta fue la causa principal de la debacle de la conservadora.

Lo más curioso es que al revisar los contratos que reveló el equipo de Margarita con el INE, podemos darnos cuenta de que un proveedor fue el favorito para llevar la campaña de la exprimera dama. A la empresa Novigems Internacional S.A. de C.V. se le entregaron $9,751.236, siendo el proveedor ideal de Zavala.

Ya habíamos reportado que esta empresa, según el RFC que muestra, está dedicada completamente a la importación de salsas y productos alimenticios. Nada que ver con los servicios de publicidad, redes sociales, spots en radio y televisión, además de servicios fiscales que le ofreció a Margarita. Los últimos tres contratos con Novigem se realizaron dos días antes de que Zavala declinara. Uno de estos últimos contratos fue por 2.5 millones de pesos y vence hasta el 30 de junio del 2018. Por lo que no se sabe qué pasarán con estos recursos.

Además de defraudar a sus seguidores y obligarlos a votar por alguna de las propuestas presidenciales restantes, Margarita Zavala también deja desolados a sus inversores que inyectaron fuertes cantidades para ayudarla a su camino por la presidencia. Lo cierto es que la conservadora debe aclarar qué sucede con la empresa que recibió la mayoría de sus contratos y darle una disculpa a las personas que dieron su firma para apoyarla. Esto no ha sucedido.