Así operó Karime Macías para desviar más de 400 millones del DIF Veracruz

- Por

Luego de que la Fiscalía General del Estado de Veracruz girara una orden de aprehensión por hacer uso ilícito de los recursos públicos, en contra de Karime Macías, esposa del exgobernador, Javier Duarte. Este miércoles se ha revelado que pudo haber entregado más de 415 millones de pesos en contratos con 33 empresas fantasmas.

Así lo ha dado a conocer el portal Animal Político, a través de un reportaje, donde dan cuenta que entre 2011 y 2016, tiempo en el que de manera honoraria Karime Macías presidió el Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), fue también la primera dependencia en la que comenzaron los desvíos del erario con empresas fantasmas.

De acuerdo con el portal, los 415 millones de pesos que fueron entregados a las 33 empresas fantasmas, representa casi cuatro veces los 112 millones de pesos, que días anteriores había revelado la Fiscalía de Veracruz, para obtener la orden de aprehensión en contra de la esposa de Javier Duarte.

Además de que Animal Político ha podido documentar a un grupo de 400 empresas, pertenecientes a las 33 que sirvieron para desviar los recursos del DIF de Veracruz, entre las que se encuentran: Grupo Balcano SA de CV; Prefraco SA de CV; Abastecedora Romcru SA de CV; Centro de Recursos de Negocios CERENE SA de CV; Ravsan Servicios Múltiples SA de CV; y ANZARA.

Aunado a que 19 de las 33 compañías han sido investigadas por el SAT, concluyendo que son inexistentes y  que simulaban operaciones.

Y aunque Karime Macías ostentaba honoríficamente el puesto de presidenta del DIF, por lo que su nombre no aparece en ninguno de los contratos, las investigaciones de la Fiscalía estatal señalan que habría sido por órdenes de la esposa de Duarte que se realizara la coordinación de los pagos a las empresas fachadas.

Según datos dados a conocer en el reportaje, en el año 2011, el DIF estatal otorgó un contrato a dichas empresas por 153 millones 527 mil pesos, mientras que en el 2012 el monto fue por 110 millones 737 mil pesos y, en el 2013, por 43 millones 633 mil pesos.

Aunado a que en el año 2014, los contratos fueron por 92 millones 918 mil pesos, y en lo que respecta al 2015 y 2016, los montos bajaron, ya que, fue por 3 millones 261 mil pesos y 5 millones de pesos, respectivamente.

Es decir, que el DIF de Veracruz firmó alrededor de 119 contratos con empresas fantasmas, siendo Maedason S.A. De C.V. la mayor beneficiada, misma que en el 2016 fue reportada por el SAT, como inexistente.

Ya que, supuestamente, recibió más de 42 millones 112 mil pesos, por el concepto de compra de picos, palas, triciclos de carga, chamarras, impermeables, materiales e insumos para estéticas.

Mientras que Comergut, que también fue declarada en el 2016 como inexistente, fue favorecida con más de 24 millones pesos para la compra de regalos para el 10 de mayo, bajo el concepto de compra de máquinas de coser y juguetes.

Cabe destacar que quienes aparecen como accionistas de dichas compañías son prestanombres, ya que, en algunos casos, se tratan de personas de bajos recursos e incluso militantes del PRI.

“Para adjudicar los pagos, el DIF-Veracruz simuló procesos legales de contratación bajo la modalidad “licitaciones simplificadas” en donde llegaba a invitar de 3 a 5 empresas, todas ellas fantasma y pertenecientes a la misma red. O en algunos casos, simplemente pactó “adjudicaciones directas” con cualquiera de las excepciones que la ley permite e incluso se hicieron pagos sin contratos” sentencia el reportaje.

A pesar de que en distintos documentos aparecen conceptos de compras de sillas de ruedas para personas de la tercera edad, así como juguetes, impermeables, chamarras, sanitarios ecológicos, botiquines y medicinas, no hay alguna evidencia que certifique que hayan sido entregadas.

Aunado a que durante el tiempo que Karime Macías estuvo encabezando el DIF estatal, pasaron varios funcionarios por el cargo de la dirección de Finanzas de la dependencia, siendo Antonio Tarek Abdalá, quien fungió en dicho puesto hasta febrero del 2012, para después ser promovido como tesorero de la Secretaría de Finanzas.

Seguido por Astrid Elías Mansur en el 2012, y Miguel Ángel Ortiz Romero, quien sirvió en dicha dirección a partir del 2013.

Lee la investigación completa en Animal Político