Agrupación Política Colosio inclinará sus 92 mil votos por AMLO

- Por

El proyecto de nación de Andrés Manuel López Obrador ha sumado otra importante cantidad de votos; y con ella, el hundimiento de los demás partidos, particularmente el Partido de la Revolución Institucional (PRI), se hace patente a sólo 40 días de las elecciones: la organización de linaje priísta, la Agrupación Política Colosio ha revelado que sus 92,000 miembros votarán por el tabasqueño; lo informó su presidente Cástulo Gil Navarrete.

Los votos vendrían desde Baja California, Chihuahua, Sonora, Nayarit, Jalisco, Colima, Michoacán, Aguascalientes, Yucatán y la capital; desde allí estarán votando sus miembros. La determinación, según ha revelado en entrevista Gil Narvarte, se dio por consenso.

“Lo principal era apoyarlo a él para que llegara a la presidencia. Él trae a sus gentes que van por diputaciones locales, federales, senadurías, pero el principal objetivo es que él llegue a la presidencia”, reveló para el medio Zoom Político; y habló un poco al respecto del linaje de la organización.

En primer lugar aclaró que, si bien el nombre de su organización está inspirado en un priísta, Luis Donaldo Colosio, la inclinación de sus votos no siempre está determinada por el color del partido, sino por las coincidencias que pueda tener el proyecto de tal o cual candidato, como el de Colosio, fallecido hace 24 años. En este sentido, el proyecto más parecido es el de Obrador.

“Esta elección está muy controvertida y muy polarizada, pero la persona y el proyecto que más se le parecen al de Colosio es Obrador”; pero se apresuró a aclarar: “no se trata de comparar a un político con otro”, sino de sopesar ambas visiones que comparten, entre otras cosas, la cercanía con la gente, y la oportunidad de generar un cambio verdadero y responsable, en palabras de Gil Narvarte.

“La persona que significa un cambio es Andrés Manuel López Obrador, los demás candidatos es una continuidad de lo mismo (sic)”, dijo en entrevista; y agregó que: “nuestra organización se basa en las propuestas de Luis Donaldo Colosio, que eran la defensa de la soberanía, el desarrollo regional, la educación y la competitividad, así como el combate a la pobreza extrema”.

El titular de organización aseguró que él y todos sus miembros contrastaron las propuestas con las de los demás candidatos, y obtuvieron que éstas estaban encaminadas a darle continuidad a un modelo tecnócrata.

“Independientemente de quién gane, nuestra agrupación seguirá luchando porque haya más justicia en este país, más seguridad y podamos vivir en paz”, finalizó Gil Narvarte y aseguró que su agrupación se encargará de exigir a Andrés Manuel que cumpla con sus planteamientos.

En Breaking habíamos discutido ya el desmoronamiento en la campaña de José Antonio Meade, que amenazaba los puestos de dos personajes centrales en ella: el entonces presidente nacional del partido: Enrique Ochoa Reza, y su coordinador, y todavía en puesto, Aurelio Nuño. El primero de ellos fue despedido y reemplazado por René Juárez Cisneros a inicios de este mes. A decir de Meade, fue decisión suya.

Y aunque el segundo, Nuño, sigue en puesto, después del segundo debate presidencial y el pobre desempeño de Meade en la preferencia del voto, enfrentó una controversia con el dueño del medio El Financiero, Manuel Arroyo.

A decir del empresario: “Meade no tuvo las respuestas esperadas y por eso sale sumamente mal ubicado en las encuestas del medio, donde además han ganado envión figuras allegadas a Morena como Tatiana Clouthier, que tiene casi una nota diaria en el periódico especializado”; Nuño tendría una importante responsabilidad en ello.

Después de la controvertida decisión de sustituir al presidente del partido, el tres de mayo pasado, Bloomberg salió con un titular demoledor: “Mexico’s Ruling Party Is a Dead Man Walking”, en donde diagnosticaba la total muerte electoral de Meade y con ella la del partido entero.

Las escisiones en el partido continuaron, con el priísta Eduardo Almaguer, en Guadalajara, solicitando el voto presidencial para Obrador, y el de la presidencia municipal para él. La decisión de la Organización Política Colosio se suma a una larga lista de descalabros para el partido en el poder.

Las últimas estimaciones señalan que Peña Nieto ya está negociando una transición suave con el gobierno que podría encabezar López Obrador: se señala que el todavía presidente intenta insertar a su amigo Raúl Cervantes en la Suprema Corte de Justicia.