Peña busca que el robo de 250 millones a favor del PRI se aminore con un juez federal

- Por

El caso es tremendamente grave. En caso de investigarse a fondo, se sabría cómo es que el PRI ayudó a desaparecer millones de pesos a través de la secretaría de Hacienda y el gobierno chihuahuense de César Duarte. El gran problema es que el gobierno federal le arrebató el caso a la fiscalía de Chihuahua.

La gran molestia fue anunciada el día de ayer por Javier Corral, gobernador de este estado norteño. Asegura que su fiscalía estaba lista para avanzar en el caso y dar con los priístas responsables de este robo, pero que el gobierno de Enrique Peña Nieto usó al Poder Judicial de la Federación para arrebatarles el caso y continuar ellos con las investigaciones desde la Ciudad de México.

El plan del gobierno federal, asegura Corral, es el de sacar a la fiscalía capacitada de Chihuahua de la investigación. Todo con la intención de evitar que se revelen los nombres de priístas importantes y cercanos a Enrique Peña Nieto en esta trama de corrupción y desvío de recursos. Son aproximadamente 250 millones de pesos los que Alejandro Gutiérrez, exsecretario del PRI, robó para dárselos a su partido.

Todo este dinero robado estaba destinado a la educación en el estado de Chihuahua, por lo que la investigación deberá hacerla un juez federal, señala el Décimo Tribunal Colegiado Penal en la Ciudad de México. ¿Quién será el juez que lleve el caso? Se trata de Gerardo Moreno García, el mismo hombre que lleva el caso de Javier Duarte.

El asunto es que este juez federal lleva poco menos de dos años en ese puesto, por lo que resulta curioso que se le entreguen dos de los casos judiciales más importantes y delicados del país: el de César y el de Javier Duarte. Ambos casos con evidencias claras para condenar a los exgobernadores priístas y que podrían también generar nuevas órdenes de aprehensión en contra de elementos del PRI nacional.

Para el actual gobernador de Chihuahua esto es una jugada sucia del gobierno federal. El proceso en contra de Alejandro Gutiérrez debía de realizarse en este estado, aseguró, señalando que le compete la investigación a Chihuahua, ya que el daño se le hizo al pueblo chihuahuense. “Con esta acción se trata de cubrir con el manto de la impunidad a Alejandro Gutiérrez, pieza clave en la red de corrupción que inmiscuye a políticos de primer nivel cercanos a Enrique Peña Nieto”, dijo.

En un mismo día “listaron, discutieron y resolvieron un caso que se tarda entre seis meses y un año en resolver”, comenta Corral. Afirmando que esta es una maniobra del presidente mexicano que le garantizará impunidad al que fuera secretario del PRI y que podría salir libre o quedar impune de estas acusaciones si el caso llega a resolverse en la Ciudad de México.

“Hoy por hoy sí existe la justicia selectiva en nuestro país. La justicia para el pueblo es una y la justicia para el influyente es otra”, comentó. Por lo que Corral convoca a nuevas manifestaciones legales ante esta protección del presidente a César Duarte y sus secuaces en el PRI nacional.