El gobierno mexicano no ha sabido tratar con el autismo

- Por

En México prevalece la desinformación respecto al Trastorno del Espectro Autista (TEA). Ni siquiera existen cifras oficiales de cuántas personas tienen esta condición en el país, lo que contribuye a la exclusión de este sector. Según la organización Iluminemos de Azul, 1 de cada 115 niños en el mundo tiene autismo.

Datos del Inegi indican que en México aproximadamente hay cinco mil niños con autismo. Esta condición no es una enfermedad como tal, se considera una condición genética que afecta en mayor o menor medida la integración social.

Las personas con autismo interpretan su entorno de manera diferente, ya sea las palabras, los colores, las formas o los sonidos, provocando que su conducta, manera de comunicarse y lenguaje sea diferente a la de las personas sin autismo.

Aún se desconoce el origen del factor genético que provoca el TEA, sin embargo, especialistas opinan que con un tratamiento terapéutico especializado las personas pueden mejorar su calidad de vida. Judith Vaillard, directora de la asociación DOMUS dijo que: «no tiene cura, sin embargo, la calidad de vida de las personas mejora si reciben una atención temprana, personalizada, adecuada a sus necesidades y a lo largo de toda su vida, esto representa un gran costo para la familia y para la sociedad».

Opinó que es importante informarse sobre cómo viven las personas con autismo para contribuir con su inclusión y participación en ámbitos sociales.

Importante un diagnóstico oportuno

Si las personas con autismo no son diagnosticadas a tiempo pueden llegar a la vida adulta con menores posibilidades de atención. César Reynoso Flores, director de la Clínica de Autismo del Centro Neurológico ABC, informó que una manera de identificar el autismo es cuando niños o adultos presentan menor contacto visual, falta de respuesta al llamarlos por su nombre o indiferencia ante sus responsables.

Algunos niños pueden mostrar un desarrollo común durante los primeros meses o años y después volverse introvertidos, agresivos o perder habilidades del lenguaje. La inteligencia de estos niños varía según el caso ya que algunos pueden tener una inteligencia normal o inferior, pero en otros puede ser más alta que el promedio. Pueden aprender rápido pero también desarrollar problemas para comunicarse o adaptarse a situaciones sociales.

Al respecto, César Reynoso opinó que en México hacen falta programas de capacitación para especialistas para la detección temprana, así como para los padres de familia para que sepan cómo tratar a los niños con autismo. Hace un año apenas se abrió la primera Clínica de Autismo en la Ciudad de México y se han atendido al menos a 651 personas.

Según la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, también es necesario contemplar la modificación de entornos a partir de las necesidades de cada persona para su inclusión social, ya que al no considerar a estas personas se evita su participación plena y efectiva en sus sociedades.

Con información de Animal Político.


Etiquetas: