X

Defensa de Yarrington encuentra pretexto para evitar ser extraditado desde Italia

La Suprema Corte de Justicia de Italia rechazó la solicitud de extradición del ex gobernador tamaulipeco, Tomás Yarrington, a México, debido a que no existe garantía de que se respetarán sus derechos humanos en las cárceles de México.

Los magistrados italianos señalaron que no existe una condición adecuada para enviar al acusado a territorio mexicano, ya que existe una situación de crónica, constante y sistemática violación de los derechos humanos en las cárceles de México.

La situación de las cárceles mexicanas fue usada por la defensa del ex mandatario para evitar que enfrente a la justicia mexicana. El abogado manifestó que existe un riesgo de trato inhumano y degradante en las prisiones del país, lo que puso en duda la seguridad del acusado al ser enviado a México.

Tras los señalamientos, la Corte devolvió el caso al Tribunal de Apelación de Florencia, para que se decida qué pasará con esta solicitud hecha por el gobierno mexicano desde el año pasado, cuando se detuvo a Yarrington en aquel país.

“México iniciará la solicitud al gobierno de Italia de para que le conceda la extradición del exgobernador de Tamaulipas”, dijo en su momento Alberto Elías Beltrán, subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales de la Procuraduría General de la República (PGR).

Si bien, el gobierno mexicano no participó directamente en la captura de Yarrington, sí colaboró con elementos para poder ubicarlo en aquella nación, según dijeron las autoridades.

No obstante, al momento de la detención el gobierno de Estados Unidos también solicitó a Italia que extraditarán al ex funcionario mexicano, situación que parece más probable luego de la resolución de los magistrados.

La decisión deberá tomarse en los próximos días, aunque no se tiene claridad sobre una fecha exacta, pues el nuevo gobierno italiano enfrenta un problema de conformación y no ha podido elegir a un ministro que pueda tomar las decisiones políticas más importantes.

Actualmente, el ejecutivo Paolo Gentiloni solo toma decisiones administrativas. El Parlamento deberá ponerse de acuerdo para nombrar a un ministro que pueda resolver otros asuntos, como el tema de la extradición.

Pero el gobierno de Estados Unidos quiere a Yarrington ante una corte de su país. Este miércoles, la División Criminal del Departamento de Justicia de Estados Unidos  envió a Italia las garantías necesarias para juzgarlo en este país.

La dependencia estadounidense aseguró que el mexicano  no será privado de pedir una reducción en su pena, incluso si se le condena a cadena perpetua y que es una de las garantías que solicita Italia para entregarlo a cualquiera de las dos naciones que lo requieren.

Fuentes del gobierno italiano dijeron a la Agencia Proceso que las medidas presentadas por el gobierno estadounidense fueron satisfactorias a sus demandas.

Tomás Yarrington era buscado por la DEA desde 2012, acusado de haber lavado dinero para los grupos de Los Zetas y El Cártel del Golfo, así como de haber participado en el asesinato de Rodolfo Torre Cantú, ex candidato a gobernador de Tamaulipas.

Hasta ahora había estado prófugo de la justicia. En abril del año pasado fue detenido en Florencia después de varios días de vigilancia y el trabajo conjunto con la Interpol.