Anaya promete copiar el modelo de justicia de Corral, el hombre que retó a Peña

- Por

En México, un gobernador norteño, de bigote y tono serio, ha salido a amenazar al presidente con demandarlo en instancias internacionales. El hombre se expone como nunca a un aparato represor que se ha cargado al menos 40 periodistas críticos del gobierno. Se trata de Javier Corral, el hombre que desde Chihuahua está haciendo enfurecer a Enrique Peña Nieto.

Ahora, fanático y joven, el candidato presidencial Ricardo Anaya asegura que copiará este modelo chihuahuense en su posible presidencia después del primero de julio. El queretano presidenciable se encuentra en segundo lugar de las encuestas, muy lejos de Obrador, que se impone en primer sitio. Para lograr ganar simpatías, Anaya también ha prometido encarcelar al presidente Peña.

Esta unión de simpatías y atrevimiento tiene un eje común; el panismo. Ambos son políticos conservadores simpatizantes de la cuestión jurídica reglamentaria. En el caso de Corral, sus estudios lo posicionan como uno de los gobernadores más capaces para tocar temas jurídicos sin contradecirse. Por eso mismo él ha reunido información clave para crear la robusta carpeta en contra de César Duarte, el priísta desaparecido del mapa.

Anaya asegura que este modelo de gobierno es tan inspirador que sin duda habrá de replicarlo de forma nacional cuando sea jefe del ejecutivo, dice. Estos esfuerzos por llevar a prisión al hombre que le hiciera tanto daño al pueblo de Chihuahua es ejemplar. Ha habido intentos similares, como el caso de Yunes en Veracruz, en donde se ha logrado capturar a Javier Duarte, pero gracias a una investigación periodística y no a la fiscalía local.

Lo cierto es que la intención de trasladar un sistema de justicia como el de Chihuahua a nivel nacional suena bastante tentador. La intención y el coraje de Corral para defender así su causa personal en contra del Duarte del norte podría llevar a la cárcel a otros exgobernadores corruptos en el país que no se han tocado en el sexenio peñista.

La fórmula que promete Anaya es claramente electoral. Con la declaración de cazar al presidente Enrique Peña y con la posible eliminación del fuero nacional, las simpatías ciudadanas tienden a aumentar. Y es que Enrique Peña deja una burbuja de inconformidad que nunca antes se había visto. Pero sería poco probable que este modelo funcionara en un país que lleva meses sin un fiscal anticorrupción capaz. Hasta el momento, el puesto sigue vacío.

Corral ha declarado que su intención será exponer los abusos de César Duarte a nivel internacional, ya que el gobierno de Enrique Peña Nieto está protegiendo a sus amigos para evitar que sus nombres surjan en una enorme red de desvíos a favor del PRI. Ante la presión ejercida por Corral, la procuraduría nacional salió a declarar que iniciarían la búsqueda del exgobernador priísta de Chihuahua. Hasta el momento no ha habido ni un solo avance en el tema que involucra a priístas del más alto nivel.

El hombre serio y de bigote ha apuntado que Anaya es la mejor opción presidencial. Asegura que su juventud y capacidad le convienen a México mucho más que las promesas poco nítidas de Obrador, uno de sus más grandes críticos. Declarando esto a pesar de asegurar que el Frente que Anaya representa está lleno de compromisos, favores y del cual él no quiere formar parte ni recibir cargos especiales gracias a su labor.