Estas leyendo: Pedicura con peces eleva riesgo de contraer VIH o Hepatitis C

Pedicura con peces eleva riesgo de contraer VIH o Hepatitis C

La pedicura con peces, mejor conocida como ictioterapia es un tratamiento alternativo de origen turco que utiliza a peces denominados “garra rufa” que se alimentan de las células muertas en los pies de las personas que se animan a probarlo. Lo que pocos conocen es que los diminutos mordiscos, elevan el riesgo de contraer enfermedades como VIH o Hepatitis C.

Una investigación realizada por el Chartered Institute of Environmental Health en Reino Unido, en conjunto con el Royal Environmental Health Institute de Escocia, reveló que tanto los propios animales como los estanques de agua, donde permanecen los peces podrían representar una fuente de contagio.

En este sentido, el organismo se dio a la tarea de publicar una guía con el objetivo de mantener al tanto a la población, evitar contagios y proteger a los grupos vulnerables como los adultos mayores y los pacientes con enfermedades crónicas como diabetes, psoriasis o que tengan un sistema inmune débil.

Asimismo, el organismo precisó que aunque el riego es bajo, no debe excluirse totalmente, pues también entra en juego las normas de higiene del recinto donde se tome la terapia; pues si el negocio no desinfecta después de cada cliente el estanque y el agua, aumenta el riesgo de que un usuario infectado, puede transmitir la enfermedad a otros que utilicen el estanque posteriormente.

En este sentido, la guía de salud publicada por la dependencia gubernamental señala que es preferible que los lugares donde se realice este tipo de terapias, cuenten con un sistema que permita el  cambio de agua en cada estanque, al finalizar la sesión de cada cliente.

Lo anterior debido a que es imposible llevar un proceso de esterilización total, pues el procedimiento podría dañar a los 200 peces que aproximadamente integran cada tanque; aunque en algunos spa del Reino Unido se utilizan rayos UV, éstos no son suficientes para la esterilización.

Vale mencionar que aunque todavía no se encuentra plenamente comprobado dicho riesgo, de acuerdo con una publicación de la BBC, en lugares como: Florida, Texas, New Hampshire y Washington en Estados Unidos, ya fue prohibida la ictioterapia por temor a un creciente contagio; mientras que en México este tipo de tratamiento se llevan usualmente al cabo en spas o salones de belleza convencionales sin regulación por parte de la Secretaría de Salud, pues no existen normas que exijan el saneamiento de los estanques.

Discusión