Margarita Zavala y Ricardo Anaya arrancan campañas con poca gente

- Por

El día de ayer se formalizó la candidatura presidencial de Margarita Zavala. La que fuera primera dama hace unos años logró entrar a la boleta electoral del próximo primero de julio a pesar de que presentó un alto porcentaje de firmas falsas. El INE le dio luz verde a su candidatura, aunque aseguraron, seguirán investigándola.

Por el otro lado, el candidato conservador Ricardo Anaya se presentó ante aproximadamente dos mil personas para anunciar el arranque de su candidatura presidencial. Como parte de la alianza entre el partido Movimiento Ciudadano, la fuerza conservadora Acción Nacional y el partido de izquierda PRD, Anaya anunció un arranque “diferente”. Presentó una serie de talleres y actividades llamado Hackatón, básicamente una serie de reuniones de doce horas en donde se solicitaría a los jóvenes capacitados propuestas para mejorar al país.

La realidad es que ambos candidatos no lograron convocar a las masas en sus arranques de campaña oficiales. Anaya aseguró que no lo necesitaba, ya que lo importante para él era convocar una agenda de profesionales jóvenes para estructurar aún más sus propuestas presidenciales. Es decir, puso a gente a trabajar en un día de descanso para mejorar una propuesta que debió hacer desde un inicio su equipo de trabajo.

En el Ángel de la Independencia, Margarita Zavala reunió a poco más de 500 personas en lo que llamó la primera candidatura presidencial marcada firmemente por los valores de la familia. Aseguró que, al contrario del líder en las encuestas, López Obrador, ella trabajará para impulsar la acción bélica del ejército mexicano en contra del narcotráfico, una iniciativa de su esposo Felipe Calderón cuando gobernó al país.

Ambos personajes tienen un corte conservador, por lo que en sus propuestas existen temas como la seguridad, el combate a la corrupción, la economía mexicana, y al mismo tiempo se evita tocar agendas relacionadas con derechos humanos como la libertad de género, la legalización del aborto, el derecho a la adopción homoparental y otras misivas que han ignorado Zavala y Anaya durante años. En esta ocasión, la fórmula se repite.

Durante su reunión con jóvenes perredistas y panistas, Anaya señaló que su candidatura estará enfocada en destruir la corrupción general que impera en el sexenio de Enrique Peña Nieto y recordó su propuesta de encarcelar al mandatario mexicano en caso de hacerse con la presidencia de México. Reiteró que todas las acusaciones por lavado de dinero en su contra son el resultado de una guerra sucia orquestada desde la presidencia del país para derribarlo del segundo sitio en las encuestas.

Lo cierto es que el día de hoy, que arrancan formalmente las encuestas, los candidatos conservadores mantienen puestos interesantes. En el caso de Margarita Zavala, su ingreso oficial a la contienda presidencial le aseguró un buen repunto, colocándola en cuarto sitio de la preferencia electoral, justo a un lado de Antonio Meade, candidato priísta. Por el otro lado, Ricardo Anaya se posiciona en segundo sitio en el panorama electoral, varios puntos por encima de Meade y también muy lejos del primer puesto que ocupa desde hace meses el líder de izquierda, López Obrador.