Justicia: la urgente necesidad por los periodistas asesinados en México

- Por

De acuerdo con datos de la organización Reporteros sin Fronteras, durante 2017, 12 periodistas fueron asesinados en México por temas presuntamente relacionados con su labor de investigación, cifra que antes de finalizar el primer trimestre de 2018 sumó a la lasciva lista tres comunicadores más, despertando nuevamente la necesidad de justicia.

Este miércoles se dieron a conocer avances significativos en la investigación por los homicidios de los periodistas Moisés Sánchez, ocurrido en 2015 y Carlos Domínguez, quien fue apuñalado en enero pasado.

Ser periodista en México es más riesgoso que ir a la guerra

El mismo reporte elaborado por la organización internacional de periodistas, dio a conocer que en México, ser periodista es una de las profesiones más riesgosa, incluso que más que en países como Siria, donde colaboran corresponsales de guerra.

Tal es el caso de Moisés Sánchez Cerezo, el cual forma parte de la controvertida lista de comunicadores asesinados durante la administración del ex gobernador veracruzano, Javier Duarte. Moisés fue sustraído de su domicilio el 25 de enero de 2015 por varios hombres armados que ingresaron por la fuerza. Días después su cadáver fue localizado, confirmando el homicidio.

Sánchez fue fundador del portal informativo La Unión, donde realizó varias investigaciones a fin de denunciar actos delictivos en el municipio de Medellín de Bravo y sus alrededores en Veracruz.

Este miércoles a más de dos años del crimen, la Fiscalía General de Veracruz reveló que dos ex policías del municipio de Medellín fueron sentenciados a 25 años de prisión por el homicidio del periodista.

Se trata de Luigui Heriberto y José Francisco, quienes fueron procesados por el juez Tercero de Primera Instancia en Veracruz, acusados del delito de homicidio doloso calificado e incumplimiento de un deber legal, por lo que también se les adjudicó una multa por 332 mil 250 pesos como reparación del daño.

Periodistas vs Periodistas

Asimismo, este miércoles Ricardo Sánchez, Fiscal de Libertad de Expresión de la Procuraduría General de la República (PGR) en conjunto con Irving Barrios, Procurador de Tamaulipas, revelaron el nombre de seis presuntos responsables en el homicidio del periodista independiente, Carlos Domínguez, dando a conocer que tres de ellos ejercen como periodistas.

El comunicador independiente de 77 años fue asesinado con 21 puñaladas el pasado 13 de enero, en Tamaulipas, cuando circulaba dentro de su automóvil en compañía de varios integrantes de su familia.

En un principio, la línea de investigación apuntaba al crimen organizado, sin embargo, tal hipótesis fue desmentida este miércoles, cuando Irving Barrios deslindó al narcotráfico del asesinato, aunque dejo entrever que la labor periodística de Domínguez tuvo peso en su asesinato.

La PGR llegó a dicha conclusión, luego de analizar 120 publicaciones en las redes sociales de Domínguez, realizadas antes de su asesinato, las cuales dan pie a que el homicidio sí tuvo que ver con su trabajo como comunicador.

Respecto al modus operandi de los victimarios, Barrios detalló que los detenidos David “N” y Adrían “N” fueron los encargados de interceptar el automóvil del periodista, obligarlo a descender y apuñalarlo.

No obstante, los otros cuatro detenidos Gabriel “N”, Luis Ignacio “N”, Juan Jesús “N”, quienes ejercía como reporteros y Rodolfo Jorge “N”, sobrino del ex edil de Nuevo Laredo, participaron en la premeditación del homicidio.

Un año sin justicia

El asesinato de la periodista Miroslava Breach cumplió un año sin recibir justicia, pues no existen avances significativos en el caso, luego de que se diera a conocer una supuesta línea de investigación que unía a la periodista con “Los Salazar”, grupo delictivo que opera en la sierra de Chihuahua.

De acuerdo con esta hipótesis, la periodista se encontraba investigando la relación del crimen organizado con la designación o postulación de candidatos en ayuntamientos y municipios chihuahuenses, lo que provocó la respuesta violenta de “Los Salazar”, cuyo líder, Adán Salazar, presuntamente ordenó el crimen desde prisión.

Esta línea de investigación sólo es una hipótesis, ya que la Fiscalía hasta el momento no ha emitido declaración alguna sobre avances oficiales del caso, lo cual deja este crimen en la línea de suspenso.