Caos en el Frente: PRD y PAN chocan en temas de aborto y marihuana

- Por

Ricardo Anaya tiene una tarea increíblemente difícil: hacer que concuerden las agendas del partido más católico y conservador, Acción Nacional, y los intereses del partido de izquierda PRD. Estos últimos lograron la despenalización del aborto en la capital mexicana y han abogado por los derechos de la comunidad LGBT. Por el contrario, el PAN repudia estos avances.

Ahora como mancuerna electoral, más que como aliados políticos, el PAN y el PRD empiezan a pelearse de manera interna por imponer las necesidades de sus ideologías. Y es que reunir a la izquierda progresista con el catolicismo conservador no augura nada bueno. En palabras de Roberto Cabral, coordinador de estrategia del panismo, estas propuestas de izquierda no encajan en la visión general de Ricardo Anaya.

Como respuesta, el perredista Jesús Ortega ha declarado en televisión que el Frente (PRD-PAN-Movimiento Ciudadano) abogará por la despenalización nacional del aborto, los matrimonios entre personas del mismo sexo y la libre elección en cuestiones de identidad. “En el Frente vamos a impulsar que se respete el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo, el derecho de la  autodeterminación de las personas, incluyendo por supuesto el matrimonio igualitario”, comenta.

Sin embargo, miembros conservadores del equipo de Ricardo Anaya no concuerdan en absoluto con estas declaraciones. Afirman que el PAN es un partido provida que no tolerará la legalización del aborto. “En el PAN vamos a defender la vida y dignidad de la persona, desde la concepción y hasta la muerte natural”, comentó Cabral, aumentando públicamente la discusión.

Lo cierto es que esto deja ver una nula comunicación entre los principales personajes de la izquierda y derecha dentro del Frente, algo grave ya que las campañas presidenciales están por comenzar y no hay una línea de común acuerdo que pueda exponer abiertamente su candidato Anaya, acusado de lavado de dinero.

Entre otros temas, Ortega mencionó que el Frente verá con buenas ojos la legalización de la marihuana medicinal. Además de mencionar que podría legalizarse también el consumo lúdico como una vía para terminar con el poder económico del narcotráfico mexicano. Ante esto, el PAN se ha mostrado históricamente en contra de apoyar el consumo de la planta, incluso desde el lado médico.

Para aminorar el escándalo, Acción Nacional aconsejó a Ortega alinearse a los principales intereses panistas del Frente: “En el PAN estamos enfocados en combatir la corrupción, reformar el sistema político, generar crecimiento económico, combatir la pobreza y desigualdad, paz en México”, señaló Cabral, dejando en claro que hay temas que públicamente no se deben tocar aún.

Y es que los intereses de la comunidad gay han quedado relegados en prácticamente todas las opciones políticas. Se trata de un tema serio, ya que México está sumido aún en un catolicismo profundo que se escandaliza cuando un político sale a defender los intereses de esta comunidad. Lo mismo sucede con el aborto.

Lo cierto es que el PRD capitalino ha permitido bastantes derechos para la seguridad de las mujeres que deciden abortar y también ha concedido grandes avances en materia de libertad de género desde la capital del país. Ahora falta resolver qué partido tendrá más peso dentro del Frente, todo parece indicar que el PAN impondrá sus valores políticos y que Anaya continuará con esa visión conservadora del país.