Anaya no avanza en las encuestas y Margarita le quitará puntos: Castañeda

- Por

La crisis dentro del Frente continúa. Su candidato Ricardo Anaya no logra generar nuevos adeptos a su propuesta presidencial y muchas de las esperanzas que se tenían para escalar en las encuestas no han surtido efecto. Anaya se mantiene en segundo lugar, sí, pero no tuvo un despegue sobre su rival en el tercer puesto, el priísta Antonio Meade.

Para lograr un avance y generar más apoyos, el queretano y su equipo de trabajo presentaron a Jorge Castañeda como la carta política para mejorar su imagen dentro del sector conservador en México. Varios panistas se mostraron furiosos con la designación de Castañeda, el hombre que trabajara para Vicente Fox no genera las mejores simpatías dentro del partido católico.

A la llegada de Castañeda se esperaba un plan de acción definido para hacer que Ricardo Anaya se acercara lo más posible al puntero presidencial, Andrés Manuel López Obrador. Pero el historiador llegó con una actitud bastante pesimista. Asegura, primero que nada, que a Anaya sí lo afectaron las acusaciones de lavado de dinero que la PGR presentó hace unas semanas. Sea una estrategia planeada desde la presidencia o por el equipo de Antonio Meade, el daño está hecho y fue grave para el panista.

Castañeda también acepta que pelear en contra de Andrés Manuel es complicado. El tabasqueño busca por tercera vez la presidencia de México y su propuestas está mejor colocado y comprendida por el electorado nacional. Ante un amateur Anaya, la pelea es compleja. Castañeda asegura que Obrador genera “devoción” en millones de sus seguidores, un aspecto de carisma que su rival del Frente no ha logrado conseguir.

El caos en el PAN y la alianza con el PRD

Para lograr apoyar la candidatura presidencial de Anaya, Castañeda ha hecho las paces con Santiago Creel, quien también fuera parte del gabinete de Vicente Fox en su presidencia en el 2000. La mancuerna, según opiniones internas del PAN, no ha podido ponerse de acuerdo para una línea definida de acción. Esto ha generado que Anaya “se aplane” en las encuestas y no supere el 24% de las preferencias electorales.

El candidato que fuera líder del panismo ha sido acusado desde antes de que anunciara sus intenciones de gobernar al país desde la derecha conservadora. Internamente, la militancia lo acusó de cerrarles las puertas a sus opiniones y muchos panistas de renombre (Margarita Zavala, entre ellos) dijeron que buscaba imponerse para la candidatura presidencial a la fuerza. Después, como candidato en alianza con el PRD, cientos de panistas renunciaron ante esa alianza que traiciona su ideología política provida.

Todo esto se suma a las acusaciones de lavado de dinero por más de 50 millones de pesos. Como resultado, Anaya no puede avanzar en la simpatía electoral, acepta Castañeda. Para hacer más grande la herida, el panista encargado de la campaña de Anaya aclaró que la llegada de Margarita Zavala a la contienda presidencial los afectará seriamente. Con total seriedad, Castañeda declaró que perderán cerca de 3 o 4 puntos en las encuestas gracias a la llegada de la expanista y esposa del expresidente Felipe Calderón.

Lo necesario, asegura, es resaltar dos cosas. En principio olvidar el tema del lavado de dinero y no mencionarlo públicamente. “Tenemos que dejar eso a un lado, ahí están los documentos”, dijo. En segunda, seguir el camino que llevó a Anaya hasta el segundo puesto: destacar sus aptitudes y evitar dar declaraciones coléricas como las que lanzó en contra de Enrique Peña Nieto, al que amenazó con encarcelar bajo cargos de corrupción al hacerse con la presidencia. Por lo pronto, Castañeda ya planea un giro en la candidatura de Anaya, más alejado del escándalo y más cercano a destacar su perfil político como el “presidente del futuro”.