¿Qué acusaciones arrastran los principales plurinominales del PRI?

- Por

La lista de diputaciones y senadurías plurinominales del partido en el poder, el PRI, tuvo que realizarse a puerta cerrada para que la militancia no debatiera el resultado final. Además, Ochoa Reza, el líder de este partido y también afortunado ganador de una plurinominal, decidió que la lista se anunciaría fuera de la Ciudad de México, para evitar furias acumuladas de los militantes.

El gran enojo se debe a que la mayoría de los seleccionados en esta lista definitiva tiene un pasado turbio o están acusados de algún abuso de poder durante sus anteriores puestos en el gobierno de Enrique Peña Nieto. ¿Quienes son y qué pasado arrastran para que incluso los priístas se molestaran con sus nuevas designaciones?

Claudia Ruiz Massieu

Es la actual secretaria general del PRI, pero antes de eso estuvo brincando de puesto en puesto en el gabinete peñista. Fue secretaria de Relaciones Exteriores y también secretaria de Turismo. Fue en este último puesto en donde se le acusó de derrochar dinero público para beneficio personal. Tan solo en tres años, Massieu gastó cerca de 15 millones de pesos en vuelos de trabajo en aeronaves privadas. Las investigaciones nunca avanzaron, pero lo cierto es que este abuso del cargo manchó su imagen.

Enrique Ochoa Reza

El actual líder del PRI nacional es una persona que desagrada a muchos en el interior del partido. Se le acusa de no saber dar dirección al partido más antiguo de México y de no abrir la puerta al debate para la elección de candidatos en una era en donde el PRI se muestra más débil que nunca. Además, Ochoa Reza ha estado sumido en dos escándalos clave: la flotilla de autos que tiene a su poder y que no ha sabido explicar y la casa de lujo que se está construyendo en Morelia, su ciudad natal. Muchos exigen su renuncia desde hace meses. Ahora, con esta plurinominal, se salva de futuras investigaciones gracias al fuero.

José Calzada Rovirosa

El que fuera director de Sagarpa durante los últimos tres años es también un hombre sumido en el escándalo. Durante esta administración que le concedió el presidente Enrique Peña Nieto, Calzada habría desviado cerca de 220 millones de pesos en apenas dos años. Todo esto a través de la famosa Estafa Maestra, una red enorme de desvíos de recursos utilizando a universidades públicas para lavar el dinero. Muchos de los desvíos se justificaron con trabajos escritos copiados de Wikipedia.

Lidia Camacho Camacho

Entraría como suplente de Vanessa Rubio y, a pesar de ser la número dos en esta plurinominal, Camacho está acusada de censurar y atacar a medios que denunciaban abusos del PRI. En su puesto de directora de Radio Educación, la priísta llegó a cancelar un programa con diez años de antigüedad, argumentando “recortes de presupuesto”. Esto sucedió en el 2012, considerado uno de los primeros ataques a la libertad de expresión del gobierno peñista. Fue premiada con la dirección del Instituto Nacional de Bellas Artes.

Miguel Ángel Osorio Chong

El que fuera secretario de Gobierno y favorito para candidato presidencial en estas elecciones, quedó reducido a una simple candidatura plurinominal. Osorio Chong ha sido acusado de no perseguir y de crear una versión alterna que favoreciera al gobierno en el caso de la desaparición de 43 estudiantes en Ayotzinapa. En uno de los peores eventos para el gobierno de Enrique Peña, Chong no supo actuar y su silencio lo disminuyó hasta este punto.

Vanessa Rubio Márquez

Es una de las priístas que más ha defendido a Luis Videgaray en el famoso caso de desvíos millonarios entre Hacienda, el PRI y el gobierno de César Duarte. Ante las pruebas y avances del ahora gobernador de esta entidad, Javier Corral, Vanessa se armó legalmente para desmentir todo posible castigo de Hacienda a la hora de entregar recursos fuera de tiempo al gobierno de Chihuahua. Por su buena defensa como subsecretaria de Hacienda, Rubio ha sido premiada con esta plurinominal.

Carlos Aceves del Olmo

Fue dirigente de la CTM (Confederación de Trabajadores de México), una de las organizaciones que más votos masivos consigue hacia los candidatos priístas. Como líder de esta confederación, Aceves desapareció 658 millones de pesos. Es el sindicalista favorito de Enrique Peña Nieto, por lo que la plurinominal es más un agradecimiento por su lealtad que cualquier otra cosa, ya que no cuenta con capacidad política para el puesto. Durante la presentación de Antonio Meade como candidato a la presidencia, del Olmo aseguró que toda la CTM estaría al servicio del priísta (cerca de 400 mil votos).

Con estos puestos asegurados, los personajes priístas evitarán persecuciones judiciales gracias al fuero que les otorga automáticamente el puesto y también gozarán de sueldos que llegan hasta los 2.1 millones de pesos anuales. Todo sin pasar por el voto ciudadano que determine si deberían estar ahí.