Zepeda renunció 24 horas como dirigente del PAN para buscar un lugar en el Senado

- Por

El panista Damián Zepeda abandonó su cargo como dirigente nacional de Acción Nacional por 24 horas para sumarse a la lista de candidatos al Senado por la vía plurinominal del partido.

El jueves por la noche,  Zepeda solicitó licencia ante la Comisión Pemanente del PAN, que fue aceptada por los miembros de dicha comisión. En su lugar quedó Marcelo Torres Cofiño, quien fungía como secretario general.

En la sesión extraordinaria estuvieron Josefina Vázquez Mota, Rafael Moreno Valle, Cecilia Romero, Federico Döring, Marco Adame, Santiago Creel y Luis Felipe Bravo Mena, quienes avalaron la solicitud del dirigente.

Zepeda necesitaba separarse de su cargo en el partido para contender en la lista por uno de los escaños al Senado por la vía plurinominal, en la cual los ciudadanos no votan por él y sus propuestas, sino que el partido gana esos lugares dependiendo del número de votos que contengan.

El dirigente y amigo cercano de Ricardo Anaya ocupa el lugar número 4 en la lista, solo detrás de Josefina Vázquez Mota, Miguel Ángel Mancera (quien de aceptar la candidatura iría por Chiapas) e Indira de Jesús Rosales San Román, una política veracruzana ligada al gobierno de Miguel Ángel Yunes.

La sesión del partido, donde se definieron las candidaturas plurinominales, fue presidida por Torres Cofinño, a la que Zepeda asistió como aspirante al Senado.

Pero una vez que concluyó este proceso, retomó sus funciones como dirigente nacional este sábado e incluso ofreció una conferencia de prensa para hablar sobre las candidaturas.

Acerca de su postulación, aclaró que esto sucedió después de una charla con el candidato a la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya, quien le hizo la sugerencia de anotarse en la lista de candidatos al Senado.

“Yo no me propuse, yo me registré, pedí licencia y me registré y me registré en consenso con el próximo presidente de la República”, aseguró Zepeda.

Aseguró además que es “normal” que el equipo cercano al candidato se sume como aspirante a un lugar en alguna de las Cámaras, y en su caso en el Senado, puesto que los políticos tienen seguros durante seis años.

En cuanto a las candidaturas de Mancera y de Rafael Moreno Valle, aseguró que se otorgaron como parte de un acuerdo político.

“Mancera es parte de un acuerdo político con el Frente, claro, porque construimos en común. Rafael Moreno Valle es un acuerdo interno porque sabemos dialogar. Había algunas diferencias y distintas visiones y al final hubo generosidad de su parte para impulsar una candidatura de unidad”,  explicó en una conferencia de prensa.

No obstante, Mancera no ha aceptado esta candidatura. De hecho, en diciembre pasado, cuando el Frente decidió que Anaya fuera el candidato presidencial, Mancera se alejó de este grupo político y aseguró que seguiría al frente de la Jefatura de Gobierno, pues no estaba de acuerdo en cómo se habían repartido las candidaturas entre los partidos.

En tanto, Moreno Valle había iniciado una campaña para contender por la misma candidatura desde el año pasado, cuando concluyó su administración como gobernador de Puebla.

Tanto él como Margarita Zavala reiteraron en varias ocasiones que no permitirían que la candidatura presidencial del partido se definiera solo por decisión de unos cuantos en conjunto con un partido de ideales distintos.

Al final Zavala abandonó el partido y busca una candidatura independiente, mientras que Moreno Valle abandonó de un día para otro sus aspiraciones a Los Pinos, a cambio de un escaño en el Senado y la candidatura de su esposa a la gubernatura de Puebla por el PAN.

Con información de El Universal