Videgaray orquestó toda la ilegalidad detrás del tren México-Querétaro

- Por

Se trata de uno de los proyectos que mayores aplausos recibió cuando Enrique Peña Nieto llegó a la presidencia de México en 2012. El tren de alta velocidad México-Querétaro sería uno de los tres proyectos multimillonarios que unirían con tecnología de punta a varios de los estados más importantes del centro de México.

El proyecto fue cancelado por el entonces secretario de Hacienda, Luis Videgaray, anunciando que el tren no sería creado gracias a “medidas de responsabilidad fiscal”. Con esto, el gobierno mexicano y Luis Videgaray intentaron dar carpetazo al tema que involucraría un presupuesto mayor a los 40 mil millones de pesos. Pero no todos estuvieron contentos con la cancelación del proyecto. Un consorcio chino demandó 600 millones de dólares por esta acción. ¿Qué sucedió detrás de la orquestación del proyecto?

En principio, el tren México-Querétaro arrancó como un proyecto lleno de ilegalidades. Se acaba de dar a conocer que detrás de toda la inoperancia del tema está Luis Videgaray. Este político cercano al presidente Enrique Peña Nieto orquestó, desarrolló y dio muerte al tren México-Querétaro. En medio de todo esto, se alió con políticos chinos para desarrollar un equipo de trabajo que se aseguraría la licitación final del proyecto.

https://twitter.com/oliviazeron/status/961104259948449792

Anticipación ilegal

Once meses antes de que la licitación arrancara con la secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Videgaray reunió a mandatarios chinos para generar un proyecto que les asegurara la victoria al momento de la licitación. Esto, en cualquier parte del mundo, se castiga bajo el término de tráfico de influencias. Videgaray dio ventaja a un grupo específico de empresarias para quedarse con el proyecto que construiría el millonario tren México-Querétaro.

Esta fue una jugada sucia, ya que eliminaría rápidamente a la competencia. Entre los consorcios interesados en participar en la creación de este tren se encuentran firmas extranjeras importantes como la francesa Alstom. Ellos, precisamente, fueron los encargados de crear el famoso y efectivo tren de alta velocidad que conecta el día de hoy a Francia con España.

Detrás de estas jugadas para asegurar la victoria del equipo de trabajo de Videgaray y el consorcio chino se encuentra Gerardo Ruiz Esparza, entonces cabeza de la SCT. Durante la licitación, su secretaría dio un tiempo exageradamente pequeño para que los competidores presentaran propuestas de calidad. Todas se quejaron de lo mismo, asegurando que el tiempo es tan corto que podría darse a entender que se pretendía eliminar a la competencia en favor de algún grupo selecto.

¿Quién ganó finalmente la licitación?

Claro, el único competidor que ganó al mostrar un proyecto sólido en tan poco tiempo fue el consorcio chino-mexicano creado por Luis Videgaray con once meses de anticipación. Las empresas que perdieron habían declarado su preocupación sobre este tipo de abusos. Y sucedió, dando como ganadores a empresas chinas en alianza con constructoras mexicanas.

Lo interesante aquí es que entre las empresas mexicanas beneficiadas con la licitación se encuentra la Constructora Teya. Esta empresa está completamente inmersa en los escándalos de corrupción de la Casa Blanca de Enrique Peña Nieto, investigación ganadora del Premio Nacional de Periodismo, y en la casa que posee Luis Videgaray en Malinalco, valuada en 7.5 millones de pesos. Ambas vinculadas a la cercanía del empresario Armando Hinojosa Cantú, un hombre bastante cercano a Peña y Videgaray.

Como parte del escándalo, la secretaría de Hacienda anunció, de repente y sin avisos previos, la cancelación del tren México-Querétaro. El mismo Videgaray recalcó que se trataba de un asunto de austeridad del gobierno mexicano, pero la decisión generó molestia absoluta entre los participantes chinos que fueron instruidos durante once meses para participar en un proyecto lleno de irregularidades. Como protesta, el gobierno chino exigió esos 600 millones de dólares al gobierno mexicano por la cancelación.

Investigación fallida

Se le concedió a Virgilio Andrade, entonces fiscal anticorrupción, todas las evidencias necesarias para deslindar a Luis Videgaray de responsabilidades en este proyecto cancelado. Andrade, amigo cercano del presidente mexicano, no sólo declaró a Videgaray como libre de cualquier conflicto de interés, en medio de las búsquedas declaró también inocente al presidente por poseer una mansión de 7 millones de dólares, derivada de un claro conflicto de interés.

Es así como Luis Videgaray, el hombre que tuvo la gran idea de invitar a Donald Trump a México durante su campaña presidencial llena de insultos a los mexicanos, también fungió como enlace internacional para estafar a empresas y al gobierno de China en lo que pretendía ser un tren lleno de favoritismos con constructoras mexicanas.

El caso no queda solamente en un favor a la Constructora Teya. Detrás del consorcio chino-mexicano se encuentran otras empresas como Constructora y Edificadora GIA, Prodemex y GHP Infraestructura Mexicana, dos de ellas ligadas al famoso grupo Higa, dueño de jugosos contratos en varias partes del país y acusados de tráficos de influencias para lograrlo.

Mira toda la información en este reportaje de Aristegui Noticias.