Morena traerá de regreso a Gómez Urrutia y le dará un escaño en el Senado

- Por

Napoleón Gómez Urrutia, líder del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana, es candidato plurinominal al Senado por Morena, lo que significa que podría volver al país después de 12 años de autoexilio en Canadá.

Este domingo, el líder sindical apareció en el sexto lugar de la lista de plurinominales que aprobó el Consejo Nacional del partido para ocupar un escaño en la Cámara Alta.

El 10 de febrero pasado, Andrés Manuel López Obrador, hoy candidato a la Presidencia de la República por Morena, anunció que crearía las condiciones necesarias para que el líder sindical minero pudiera regresar al país.

“Aquí les doy a conocer que, al triunfo de nuestro movimiento, vamos a crear las condiciones para que regrese Napoleón Gómez Urrutia del exilio, que pueda estar aquí en México representando a los trabajadores mineros”, afirmó López Obrador durante el penúltimo evento de su pre campaña, realizado en Zacatecas.

El tabasqueño añadió que en todo este tiempo, se ha dividido al gremio minero del país, lo que ha permitido que su representación legal se encuentre en el exilio.

Sin embargo, López Obrador no recordó que Gómez Urrutia está en el exilio desde que ocurrió la explosión de la mina Pasta de Conchos en Coahuila en 2006, que dejó 65 trabajadores atrapados en el lugar.

Investigaciones posteriores han señalado que el líder sabía de los riesgos que implicaba trabajar en esa mina y aun así permitieron que la empresa trabajara en el lugar.

Una investigación de la revista Proceso, realizada en 2016, señala que el sindicato minero que representa Gómez Urrutia recibió 500 mil pesos de la empresa Industria Minera Mexicana para avalar el permiso de trabajo de la mina 8 de la unidad Pasta de Conchos, en conjunto con el subsecretario de Trabajo, Seguridad y Previsión Social, Emilio Gómez Vives.

La explosión ocurrió solo a 120 metros de profundidad, pero ni el gobierno federal, el sindicato o la empresa realizaron más labores para rescatar a los trabajadores que hubieran sobrevivido a la explosión de gas que derrumbó la mina.

En una entrevista que dio a Adela Micha para El Financiero-Bloomberg, Gómez Urrutia se deslindó de cualquier responsabilidad y aseguró que el gobierno de Vicente Fox cubrió la responsabilidad que tenía Grupo México, dueño real de Industria Minera Mexicana, en el accidente y por ello no hubo sanciones reales sobre los hechos.

Desvío de recursos y rompimiento con el gobierno

Después de haberse autoexiliado a Canadá con su familia por los señalamientos por Pasta de Conchos, Gómez Urrutia fue acusado de desviar 55 millones de pesos del sindicato minero, lo que alargó su estancia en aquel país.

En 2014, la policía Internacional Criminal (Interpol, por sus siglas en inglés) emitió una ficha roja contra Gómez Urrutia por fraude de 55 millones de dólares contra trabajadores. Sin embargo, ese mismo año aseguró en otra entrevista con Radio Fórmula que el asunto ya se había resuelto y el Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Penal cancelaba la última orden de aprehensión vigente.

“Lo de los 55 millones está perfectamente aclarado, desde la Comisión Bancaria y de Valores en marzo de 2006 que dijo que el fideicomiso se había extinguido perfectamente y transparente, después vino una auditoría de un despacho independiente de Suiza y concluyó que no había ningún peso desviado, después una comisión especial de la Cámara de Diputados concluyó lo mismo, y ahora los jueces y magistrados me exoneran de estas acusaciones falsas”, aseguró en la llamada telefónica.

Dos años antes, la Secretaría del Trabajo, que en ese entonces encabezaba Javier Lozano, intentó revocarlo de su cargo como dirigente nacional del sindicato, pero Gómez Urrutia consiguió un amparo que lo ha mantenido en su cargo.

En 2017, durante la entrevista con Micha, aseguró que Martha Sahagún fue la encargada de orquestar el golpeteo mediático en su contra por el supuesto desvío de recursos para quitarle presión al escándalo por corrupción que involucraba a sus hijos.

Y añadió que el PRI no acudió a su auxilio cuando se desató la persecución a pesar de que él y su padre estuvieron ligados al partido como parte del sector obrero, uno de los tres que más votos aportan al partido tricolor.

Regreso a México

En 2014, Gómez Urrutia informó que él y su familia habían obtenido la ciudadanía canadiense, luego de que el gobierno de aquel país hiciera una investigación durante tres años por los señalamientos que se le hacían desde México.

No obstante, los resultados demostraron que el líder sindical era inocente de todas las acusaciones y decidió otorgarle la ciudadanía para evitar que se le deportara, como pedía el gobierno federal.

Luego de 12 años viviendo en aquella nación, Gómez Urrutia podría regresar como funcionario público al país y de la mano de López Obrador, quien lo ha apoyado a pesar de las negativas de un sector del sindicato minero.

El actual dirigente del organismo sindical, Carlos Pavón, aseguró que apoyaría al candidato de Morena en sus aspiraciones presidenciales, si insistía en su idea de traer de regreso a Gómez Urrutia.

“Él es despreciado por los mineros del país y por lo tanto no tiene el respaldo de la gran mayoría de los trabajadores de este sector”, dijo Pavón días después del mitin en Zacatecas.

Hasta el momento, se desconoce si Gómez Urrutia aceptó ya la candidatura que le ofrece Morena al Senado. El año pasado, aseguró en una entrevista que había tenido comunicación con López Obrador vía telefónica y solo platicaron generalidades.