X

Guillermo Padrés es absuelto por segunda vez; le resta un cargo para quedar libre

De acuerdo al juez Guillermo Urbina, titular del Juzgado Décimo Segundo de Distrito de Procesos Penales Federales, radicado en la Ciudad de México, los cargos contra el ex gobernador de Sonora Guillermo Padrés, por operaciones con recursos de procedencia ilícita y defraudación fiscal, no pueden ser probados, ya que la Procuraduría General de la República (PGR) no aportó pruebas suficientes e incumplió con requisitos formales en su acusación; por esta razón, Padrés fue absuelto de ambos cargos, y se giró a su favor un auto de formal libertad.

A pesar del fallo, Padrés continuará preso en el Reclusorio Oriente, ya que todavía pende sobre él un cargo por lavado de dinero por unos diez millones de pesos. Será un juez federal, radicado en el Estado de México, el que dicte resolución de estos cargos.

Las acusaciones que formuló la PGR contra el exmandatario, fueron a razón de que se habían detectado cuentas bancarias de su propiedad en el extranjero, que poseían USD$8.8 millones, que habrían sido transferidos a ellas desde 2015, y que no habían sido reportados a las autoridades fiscales.

Padrés ya había alegado que estas acusaciones de la PGR no llevaban adjuntas ni auditoría ni querella en su contra por parte de la Secretaría de Hacienda, lo cual quiere decir que ésta última instancia no lo había denunciado.

En su demanda de amparo, el ex gobernador inquirió: “la autoridad fiscalizadora debió agotar todas sus facultades de investigación, con el objeto de allegarse de la información necesaria para acudir ante la autoridad ministerial; sólo en ese momento se habría podido verificar si se está en presencia de un delito. Al haber incumplido lo anterior, resulta claro que la acusación carece de los requisitos formales señalados en el artículo 42 del Código Fiscal de la Federación”.

Esto fue ratificado en diciembre pasado por el Décimo Tribunal Colegiado en Materia Penal, y resolvió que la averiguación previa carecía de los aspectos formales necesarios para trascender, y que no aportaba pruebas concluyentes.

Ésta instancia le dio al juez Urbina un plazo para dictar sentencia. Ese plazo venció en diciembre, pero por las festividades de fin de año se prolongó hasta el día de ayer, en que el ex gobernador fue finalmente absuelto.

Con esta resolución, el ex gobernador anota su segundo punto a favor en una serie de graves acusaciones que las autoridades han pretendido fincarle: en noviembre pasado, Padrés fue también absuelto por los cargos de delincuencia organizada, ya que las pruebas tampoco eran concluyentes.

Un par de semanas después, fue absuelto de los cargos por lavado de dinero. De acuerdo al juez federal que le dictó la libertad bajo caución, todo el proceso que llevó a la cárcel a Padrés, desde el principio careció de los requisitos formales para su trascendencia, y se llevó a cabo sin considerar los argumentos de su equipo de abogados, encabezado por Antonio Lozano García.