X

Berenice Osorio la mexicana víctima de un feminicidio en Bélgica

“Mamá asesinada mientras los bebés dormían” (Mama gedood terwijl kindjes slapen) fue el título que llevó la nota del sitio web belga HLN, y la primera que narró la manera cómo la mexicana Berenice Osorio de Viana, de 32 años murió apuñalada el pasado 09 de enero, a manos de su pareja y padre de sus 2 hijos Tom P, de 31 años.

Al hospital Santa Elizabeth, en Herentals llegó el hombre de 31 años cargando entre sus brazos y desangrándose a la madre de sus dos hijos, quien alrededor de las 7 de la mañana (12 de la noche en la Ciudad de México) falleció por una “apuñalamiento mortal” que recibió en el corazón.

Los doctores trataron de revivirla, pero los intentos no funcionaron, la herida que fue provocada por un cuchillo, fue mortal. En tanto que Tom P, quien, según el portal belga e información de agentes de la policía, se mantuvo en todo momento “tranquilo” esperando a obtener noticias sobre Berenice, no intentó huir y mantuvo el control, pero fue detenido en el hospital por ser el principal sospechoso de la muerte de Berenice.

Después de que Berenice fuera declarada muerta por lo médicos y de que Tom fuera arrestado, cuando los agentes llegaron a la casa de la pareja, entraron por unas de las ventanas y encontraron a sus dos hijos dormidos en sus camas y una vez que quedaron bajo la custodia de las autoridades, el hogar fue sellado.

De acuerdo con el portal de la revista Proceso, la pareja que hace 7 años se había conocido en Puerto Vallarta, Jalisco, mantenían pleitos constantemente, a los que “ya estaban acostumbrados los vecinos”, y que tiempo después llegó la paginas de nota roja de los periódicos belgas.

Al inicio de su noviazgo Berenice quedó embarazada y tomó la decisión de irse a vivir con Tom, y formar una familia en unión libre y se asentaron al norte de Bélgica.

Vivieron por un tiempo en la casa de la familia de Tom, compartiendo techo con sus dos hermanos y su padre, un hombre que sufre de depresión crónica y que maltrataba a su esposa, muerta hace un tiempo en un accidente.

Durante su estancia en Herentals, Berenice se dedicó a cuidar a su hija, la familia de la mexicana asegura que las condiciones en las que estuvo viviendo eran complicadas, al cabo de poco tiempo las peleas entre la pareja comenzaron a surgir, las cuales después pasaron a ser agresiones físicas, aunado a que Tom, quien desde joven abandonó los estudios universitarios, nunca se pudo mantener estable económicamente.

En el año 2013, los vecinos de la pareja alertados por los gritos y desmanes que se escuchaban constantemente desde adentro de su casa, decidieron llamar a la gendarmería, quienes, al momento de su arribo, se encontraron con la imagen de la mexicana ensangrentada del rostro escondida en el baño abrazando a su hija; el hecho fue reportado en los periódicos locales.

La casa en el Mgr. Heylenstraat. Foto: Vanderveken

El señor David y la señora María Esther, padres de Berenice Osorio aseguran que por cuestiones económicas nunca la pudieron ayudar, y la poca comunicación que mantenían con ella era por vía Skype y WhatsApp.

Después del primer escándalo del 2013, la mexicana siguió unida a Tom, recibieron ayuda de organizaciones, gracias a las cuales hace 4 años pudieron mudarse a una localidad cercana a Kasterlee, donde al cabo de un tiempo tuvieron a su segunda hija.

Sin embargo, de acuerdo con los padres Osorio y del reporte de los gendarmes, la violencia no cesó, Tom trató en varias ocasiones de estrangularla, y la amenazaba con matarla si intentaba dejarlo.

La última vez que el señor David y la señora María Esther hablaron con su hija fue el 18 de noviembre del año pasado, desde ese momento no pudieron mantener mayor comunicación con ella, ni en Navidad ni en la noche de Año Nuevo.

Berenice no hablaba abiertamente sobre los abusos de Tom, en sus redes sociales subía fotografías de su pareja y de sus hijos, sin embargo, y de acuerdo con el articulo publicado en la revista Proceso, la mexicana habrían compartido en días anteriores su caso en un foro de internet de migrantes mexicanos.

Foto: Esuropafocus

El pasado 09 de febrero los restos Berenice Osorio fueron repatriados a México, sus hijas hoy en día tienen 6 y 2 años respectivamente, sus abuelos David Osorio y María Esther enfrentan ahora la lucha por su custodia.

Los abuelos han mantenido contacto con el consulado mexicano y con la Secretaría de Relaciones Exteriores, y enfrentarán el proceso por la custodia en el Tribunal de la Juventud en Turnhout, Bélgica, ya que, Tom P. solicitó a las autoridades de su país que sus hijas permanezcan en Europa.

Más casos de mexicanas violentadas en un Europa

“¿La mujer murió porque el sospechoso esperó demasiado tiempo para llevarla al hospital? ¿qué tienen que demostrar las investigaciones” son cuestionamientos que el portavoz de la oficina del fiscal en Turnhout expresó ante los medios de comunicación y la sociedad en general cuando se dio a conocer el caso del asesinado de Berenice a manos de su pareja Tom P.

Y es que de acuerdo con el periodista Marco Appel, el caso de Berenice revela las consecuencias “más trágicas” por las que enfrentan muchas otras mexicanas que actualmente han migrado al viejo continente.

La mayoría de ellas se encuentran con muchas barreras culturales, como lo son el idioma, la dificultad para hacer nuevas amistades, aunado al poco contacto que mantienen con sus familias, y están expuestas a expresiones racistas que a la larga les puede generar problemas emociónales y aislamiento.

Por decir un ejemplo en el año 2004, de 450 Visas que Holanda otorgó a mexicanos, 300 era mujeres, quienes contrajeron matrimonio con hombres de Europa.

Debido a todos lo obstáculos que las mexicanas se encuentran mientras están en le viejo continente, muchas de ellas se hacen económicamente dependientes de sus parejas, se aíslan y se vuelve complicado saber cuál es la situación por la que se encuentran.

Según la Ofician de Estadística Europea, Eurostat, la población mexicana que se encuentran viviendo del otro lado del Océano Atlántico, son mayoritariamente mujeres, por decir varios ejemplos, en Bélgica conforman el 60% del total de la comunidad, mientras que España son del 57%; Suiza 57%; Italia 60%; Holanda 55% e Irlanda 61%.