Se reaviva debate sobre cannabis: hay propuesta para regulación en CDMX

- Por

Después de que Enrique de la Madrid, secretario de Turismo, hablara sobre la posible despenalización y regulación de la producción, venta y consumo de cannabis en estados que concentran los principales destinos turísticos del país, en este caso Quintana Roo y Baja California Sur, el debate sobre cannabis en nuestro país reavivó.

Para de la Madrid, el punto más importante está en “quitarle recursos al crimen organizado”, para así disminuir los índices de violencia. En entrevista para la radio, explicó que el combate frontal contra las drogas, que inició Estados Unidos, y que imitaron otros países, no ha logrado cambiar de fondo la situación, y por ello una estrategia más adecuada sería cortarles los recursos a las organizaciones criminales, y la mejor forma de hacerlo es regulando.

“Desde el punto de vista científico, la marihuana no es peor droga que el alcohol y el tabaco, y por ende no tendría que tener una regulación distinta; segundo: los Estados Unidos iniciaron la guerra contra las drogas, y presionaron a organismos internacionales para que todos se fueran contra la producción, y ahí incluyeron la marihuana; pero son temas que ya se han venido superando con los años, después de combatirla te das cuenta de que no hay forma de resolver el problema”, dijo.

Estás desviando recursos públicos”, añadió, “que podrían estar en escuelas y hospitales, en infraestructura y carreteras, para combatir un producto que no es más dañino que el tabaco y el alcohol. Nadie está diciendo que las drogas sean buenas, lo que sí he podido reflexionar es que el combate frontal a la marihuana tiene consecuencias peores que el mal que estás intentando remediar”.

Para el secretario, la propuesta sería una prueba piloto, una forma de iniciar poco a poco con una legislación que podría regular, en unos años, de probarse efectiva, la producción, venta y consumo de la planta en todo el país. “Se tiene que hacer parejo, permitir la producción, la venta y el consumo de forma horizontal, no podemos hacerlo a medias pues un pastel de chocolate, si no lleva chocolate, pues no te va a salir de chocolate”.

Dado que la Ciudad de México es el principal destino turístico del país, por parte de su secretaría y de otros organismos, existe una propuesta que será enviada a la Asamblea Legislativa, para una “contención de daños y riesgos asociados a la posesión y uso del cannabis”. En palabras del secretario, el propio presidente de la República, Enrique Peña Nieto, se encuentra dispuesto a debatir de forma seria y abierta respecto a una regulación horizontal de la planta.

Ya es tiempo de, como país, tomar una decisión informada y objetiva respecto del tema; hemos visto que alrededor del mundo la estrategia de ataque frontal a las drogas no ha dado resultados”, subrayó de la Madrid. Añadió que el 2017 fue uno de los años con los más altos índices de incidencia turística.

“Acabo de estar en España en la Feria Internacional de Turismo”, apuntó, “y todos me felicitaban porque el 2017 alcanzamos 39 millones de visitantes, una cifra récord; pero todos allá me externaron su preocupación por el tema de seguridad. Y yo lo pienso así: si de la noche a la mañana prohibiéramos la producción, venta y consumo de tabaco, estarías propiciando el surgimiento de una nueva mafia que va a tomar ese mercado. En el caso de la cannabis, ¿por qué no lo hacemos al revés?”, reflexionó.

Las declaraciones del secretario tuvieron un eco importante ente diferentes actores políticos: en primera instancia, Martha Tagle, senadora independiente, aseguró que el Congreso de la Unión no tiene interés en el tema. Aseguró que para lograr una iniciativa como la que propone se necesitan importantes legislaciones, que diputados y senadores han congelado o desechado. Aseguró que ni el Congreso ni el Ejecutivo tienen una visión integral sobre el tema.

Para Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno de la Ciudad de México, el debate es necesario: “ya se debe de dar, tiene que estar en la agenda: no te puedes poner una venda en los ojos”, dijo. Por otro lado, Ricardo Salinas pliego, presidente de Grupo Salinas, se pronució también a favor de la iniciativa.

A través de sus redes sociales lanzó el siguiente mensaje: «Qué bien que el Secretario De la Madrid proponga legalizar la marihuana, pero debe ser en todo México. La guerra solo ha dejado muerte. La política pública debe de ser de campañas de prevención efectivas como #ViveSinDrogas y de ayuda a los adictos, no perseguir y provocar #violencia».

Uno más que se sumó positivamente a esta posición, fue el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval: afirmó que, en efecto, es necesario abrir un debate que derive en la legalización, pero no sólo en los focos turísticos, sino en todo el país: “tenemos que abandonar nuestras posturas moralistas y entender cuál es nuestra realidad, una realidad que nos está explotando en la cara y que es urgente resolver”, dijo.

Esto lo dijo durante la inauguración de la XI Asamblea Plenaria de la Conferencia Permanente de Congresos Locales, ahí, citó un estudio de la Escuela de Noruega de Estudios Económicos, y otro de la Universidad de Pensilvania, donde se indica que la creación de leyes que regulan el uso médico y recreativo de la cannabis, ha reducido en 13% los crímenes violentos en las entidades americanas que colindan en la frontera con México.

El precandidato panista a la presidencia, Ricardo Anaya, aseguró por el contrario que la legalización no va a frenar la violencia, pero se pronunció a favor de un debate serio: “es un tema que se tiene que tratar con toda seriedad, no de manera superficial, y particularmente en lo que toca a nuestra relación con Estados Unidos, pero creo que hay que estar muy conscientes de que la legalización no va a frenar la violencia”, dijo en entrevista, después de su ponencia en la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Querétaro.

El precandidato priísta, José Antonio Meade, se pronunció en los mismos términos: aseguró que no es posible tener políticas públicas diferentes en los estados, y en el país: “no ayuda en nada en términos de consistencia. Lo que sí me parece y que vamos empujando como país desde hace muchos años, es que tiene que haber un debate serio y que coordine a ese fenómeno que tiene implicaciones que van más allá de la frontera, para que lo enfrentemos”, dijo.

La tercera fuerza política, encabezada por Andrés Manuel López Obrador, de Morena, no ha emitido ninguna postura clara respecto al tema; tampoco la Secretaría de Gobernación: en palabras de su subsecretario de Derechos Humanos, Rafael Avante: “no tenemos un pronunciamiento institucional en la materia, somos respetuosos de la opinión personal del señor secretario de Turismo, y es un tema que en su caso se tendrá que discutir y debatir. No estamos en este momento de fijar una postura, menos desde la perspectiva de Derechos Humanos”.