Paciente agoniza en la Raza por negligencia en IMSS Coacalco

- Por

Por una negligencia en el Hospital General de Zona número 98 del IMSS Coacalco, en el Estado de México, el paciente Carlos Olvera González, de 69 años, agoniza en el Hospital de la Raza, con una esperanza de vida de dos días: el caso ha llegado hasta la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), pero no se sabe si se investigará al doctor responsable: Eugenio Huissan Chi Cherrito.

Fue el pasado 11 de diciembre cuando Carlos Olvera ingresó al IMSS 98 de Coacalco, para que se le practicara la extirpación de un riñón debido a cálculos renales; después de la intervención, los médicos que habían operado a Olvera informaron que también habían extraído un tumor que se había adherido al órgano. El procedimiento quedó asentado en la hoja de alta médica.

Tras un par de semanas, el estado de salud de Olvera decayó, y fue llevado con urgencia, el pasado 3 de enero, al Centro Médico La Raza, donde los médicos, en principio, se negaron a atenderlo. El argumento era que no era ése el hospital que le tocaba. Su familia, entonces, interpuso una queja ante la CNDH, tras la cual Olvera fue finalmente atendido.

Después de habérsele realizado una tomografía tridimensional, se supo que la recaída había sido porque tanto el riñón como el tumor adherido a él, seguían dentro del cuerpo de Olvera González: en Coacalco no se lo habían extirpado, habían, en cambio, realizado sólo una biopsia. Familiares de Olvera regresaron al IMSS 98 de Coacalco para conocer las causas del malentendido, además de los resultados de la biopsia, pero no fueron atendidos: les dijeron que el personal estaba de vacaciones.

La condición de Carlos es grave; de acuerdo a las palabras de su hija Adriana Olvera Juárez, la negligencia y el mal diagnóstico de los médicos le ha causado a su padre una insuficiencia renal; “los médicos de La Raza nos dicen que no pueden hacer nada hasta no tener los resultados de la biopsia hecha en Coacalco”, relata para Animal Político.

De acuerdo a los médicos que lo supervisan, la Raza no cuenta ni con el personal capacitado ni con los materiales para tratar la condición de Carlos, sólo podrían atenderlo en el Centro Médico Siglo XXI, o en el Instituto Nacional de Cancerología (INCAN). En la Raza, dicen, no pueden hacer más que estabilizarlo y mantenerlo bajo supervisión.

Para verificar que ahí el paciente reciba la atención necesaria, la CNDH se encuentra supervisando el caso, y ha solicitado una copia del expediente de Olvera González; la Raza, por otro lado, emitió una nota informativa donde da cuenta que al paciente se le mantiene en el quinto piso, y que presenta un tumor en la zona renal que tiene aproximadamente tres kilos de peso. Además de que, el director general de la institución, el doctor José Arturo Velázquez García solicitó una copia del expediente a la clínica 98 en Coacalco para conocer los detalles del caso. Entre tanto, el hospital la Raza se encarga de su estabilización.

Los familiares y el paciente se encuentran desesperados, y se sienten timados por el doctor Chi Cherrito, que fue quien supuestamente realizó la cirugía, y encontró y extirpó el tumor. “Lo único que pedimos es que le proporcionen atención digna a mi padre. Y que lo canalicen al hospital de especialidades acorde al diagnóstico, en este caso podría ser, según explican, el INCAN”, dicen sus familiares.

El diagnóstico de Carlos Olvera es que se encuentra en una condición grave, con una esperanza de vida de 48 horas. De acuerdo al Centro Médico La Raza, presenta un cáncer de retroperitóneo. Las próximas horas serán vitales para el paciente, por lo cual, él y sus familiares esperan ser prontamente auxiliados por las autoridades médicas.


Etiquetas: