En guerra de declaraciones, PRI y PAN se recriminan la autoría del gasolinazo

- Por

En medio de una guerra de declaraciones, las principales fuerzas políticas del país: los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y el Acción Nacional (PAN) se recriminan la autoría de una de las decisiones más polémicas de la vida nacional: el gasolinazo.

El día de ayer, el PAN insistió en que fue José Antonio Meade, precandidato del PRI a la presidencia, “el padre del gasolinazo” ; sin embargo, se recordó que, en 2013, cuando se discutía en la Cámara de Diputados la viabilidad de la Reforma Energética, fue Ricardo Anaya el que dio la aprobación de ella en nombre del organismo, en función de su titularidad.

Luis Videgaray, entonces Secretario de Hacienda, fue quien expresó su reconocimiento a Anaya, entonces presidente de la Cámara, por haber aprobado las discusiones de la Reforma. “Mi reconocimiento”, expresó en su cuenta de Twitter.

Ayer por la noche, el gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, del PAN, contraatacó y expresó en Twitter que tiene en su poder las minutas de la reunión de gobernadores del nueve de enero del 2017, donde Meade, como secretario de Hacienda, justificó y defendió el gasolinazo: “no sé si sea padre del gasolinazo, pero sí es su más férreo defensor”, escribió.

El ahora presidente nacional del PAN, Damián Zepeda Vidales, dijo que: “José Antonio Meade procreó este engendro que tanto daño le ha hecho a la economía nacional“; y detalló que: “el precio de la gasolina tiene una estructura en la que casi el 40 por ciento de lo que se paga son dos impuestos, el IEPS y el IVA. Desde la legislatura pasada, los diputados federales del PAN votaron en contra de la reforma fiscal que contemplaba aumentar esos y otros impuestos”; e insistió en que el PRI miente, y que el partido, y en particular su precandidato, son los padres del aumento.

Por su lado, Enrique Ochoa Reza, declaró que: “las mejores decisiones en política pública son las responsables; ante los incrementos en los precios del petróleo, y la disparidad del dólar frente al peso, lo responsable era hacer un ajuste en el valor de las gasolinas, en lugar de mantener el precio artificial, que les costaría a todos los mexicanos $200,000 millones de pesos”.

https://www.facebook.com/felix.platero/videos/10156253376929208/

Para Andrés Manual López Obrador, precandidato de Morena, el gasolinazo no es más que un medio de recaudación, y la postura del PRI al respecto, pasa por ser una estrategia de distracción: “el Gobierno hizo mal en aumentar el precio de las gasolinas, el gasolinazo fue un mal precedente, y ahora se quieren lavar las manos diciendo que son los dueños de las gasolinerías los que están aumentando el precio de las gasolinas, nada más que se debe de considerar que hay impuestos que se están pagando, altos, por la gasolina”, dijo.

Es importante recordar, que, de acuerdo a la cuarta fase de liberación, los precios del combustible podrían ser establecidos por los propios establecimientos, en concordancia con sus costos de importación, y las condiciones de la competencia.

Los primeros días del 2018, por otro lado, se vivieron de una forma muy similar a como se vivieron a inicios del 2017: con un aumento en las gasolinas, saqueos a establecimientos y un aumento importante en la canasta básica: hasta 50% de incremento. Aunque en este año la causa y el efecto parecen ya no tener su natural relación de paridad.

https://twitter.com/CarlosATrevinoM/status/948277070458650625

Desde los primeros días de este año, la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas) advirtió sobre un posible incremento en los precios, que podría alcanzar los $20 pesos por litro: en un reporte, la institución decía: “subirán precios de gasolinas y diésel con la actualización de las cuotas del impuesto especial sobre producción y servicios IEPS, centavos que impactarán el precio de venta de primera mano de Pemex Transformación Industrial, a través de la lista de precios por terminal de almacenamiento del país, emitida por la comisión reguladora de energía. el incremento es de 6.9% en promedio, directamente a las cuotas que se describen aplicables a los combustibles automotrices y combustibles fósiles en términos de la ley del IEPS y la Ley de Ingresos de la Federación”.

Un reporte de los precios, realizado por El Universal en un recorrido por las principales gasolineras de la Ciudad de México y su zona Metropolitana, deja ver que la variación no es de 30 centavos en promedio, como lo había estimado la Amegas, sino que llega hasta los 70 o 71 centavos: en estaciones de BP, Shell y Servicio Fas, los precios por litro alcanzan los $16.40 pesos, hasta los $17.11 o incluso $19.05: una guerra de precios.

Para Pemex, las estimaciones de la Amegas son erróneas, y hasta mal intencionadas; además de que la Asociación: “presenta menos del 5 por ciento del total de empresarios del sector”. En el mismo reporte donde critica a la Amegas, insiste en que: “se va a mantener la política de precios graduales de combustibles que se aplica exitosamente desde hace un año en nuestro país y rechaza categóricamente cualquier comentario especulativo al respecto de supuestos incrementos en los mismos”.