Apple en la mira de autoridades francesas por “obsolescencia programada” y “estafa”

- Por

La Fiscalía Francesa ha iniciado una investigación preliminar en contra de la compañía californiana Apple, por la sospecha de que, a través de su sistema de actualizaciones, reducen a conciencia la vida útil de sus equipos, con el fin de acelerar su remplazo. Para la justicia francesa, esto es considerado como el delito de fraude y obsolescencia programada.

Esta investigación está siendo dirigida por la Dirección General de la Competencia, del Consumo y de la Lucha contra los Fraudes (DGCCRF, por sus siglas en francés), que forma parte del Ministerio de Economía; a raíz de que la asociación «Alto a la obsolescencia programada» (HOP) interpusiera una denuncia contra la compañía.

Según HOP, Apple comete fraude al reducir la vida útil de sus equipos y teléfonos, pues, a través de su sistema de actualizaciones, emprendió una estrategia global de obsolescencia programada para aumentar sus ventas.

Es importante subrayar que, para el derecho francés, la obsolescencia programa es considerada un delito desde que promulgaran su Ley de Transición Energética, en agosto de 2015, por lo cual, Apple podría ser penalizada por todos los equipos que vendió desde entonces. Las penas por este delito van desde los dos años de cárcel, hasta una multa correspondiente al 5% de los ingresos medios anuales.

La asociación HOP, para dar soporte a su demanda, afirma tener a su disposición al menos 2,600 testimonios de clientes de Apple en Francia, que prueban lo demandado, y que podrían colaborar con las investigaciones.

«Hacemos un llamado a todos los clientes de Apple que se sientan perjudicados por la ralentización de su teléfono después de su actualización, para que vayan a la página web de la asociación a fin de sumarse a una posible denuncia penal colectiva», invitó el abogado de la asociación, Emile Meunier.

La investigación podría durar meses, dependiendo de los hallazgos que realice la Dirección General de Competencias, y una vez terminada, el caso podría darse por cerrado, o bien, ir a parar a las manos de un juez para que dicte sentencia.

Esta investigación es el primer procedimiento penal en el mundo contra de Apple, y el segundo de esta misma naturaleza en Francia: la desarrolladora japonesa Epson, también está bajo investigación por el mismo delito: a decir de HOP, Epson utiliza ciertas “técnicas” que obligan a los consumidores a cambiar de cartucho de tintas más a menudo.

Para la compañía fundada por Steve Jobs, esto es uno de sus más duros golpes mediáticos, y abona a una discusión que la compañía misma propició: la de la duración de sus baterías, y la ralentización voluntaria de sus modelos viejos.

A finales de año, Apple emitió un comunicado donde anunciaba que los modelos viejos de los iPhone, son ralentizados de manera voluntaria, en orden de permanecer alineados con el envejecimiento de su batería: una batería envejece por miles de factores como el clima, la calidad de su carga, etcétera, y un sistema operativo, cuando usado al máximo de su capacidad, puede demandar tal carga de la batería, que el dispositivo colapsa. De ahí que la compañía los vuelva más lentos: para evitar su desplome y alargar su vida útil.

La noticia no fue tan bien recibida por los usuarios, y tales fueron las presiones y las críticas, que Apple emitió un comunicado oficial donde aclaraba el malentendido. Esto no hizo sino avivar la discusión sobre la obsolescencia programada, que bien podría alcanzar a otras compañías en el futuro, a lo largo del globo.

https://twitter.com/elmundoes/status/950803743729123328


Etiquetas: