En el 2012, el PRI repartió recursos ilegalmente mediante una empresa fantasma

- Por

El INE documentó otra manera en la que se realizó financiamiento ilícito en la campaña electoral del 2012. El PRI repartió miles de tarjetas bancarias a sus representantes de casillaDurante cinco años, la Unidad Técnica de Especialización del INE, a cargo de Ciro Murayama, realizó esta investigación, a la que han considerado como una de las más complejas debido a que se trata de “una trama de financiamiento irregular en la política”.

El fraude quedó al descubierto mientras se investigaba a las tarjetas Monex, investigación sobre los pagos que se hicieron para favorecer a Enrique Peña Nieto. Durante las entrevistas realizadas a representantes de casilla, dos militantes priístas aceptaron haber recibido dos mil pesos a través de tarjetas prepagadas Bancomer. Pamela San Martín mencionó que dos personas lo aceptaron: “’¿Recibiste recursos vía Monex?’, porque lo que se estaba investigando era MONEX, lo que responden es: ‘sí, sí recibí recursos, sí, sí fui representante; sí, sí soy militante, pero no fue vía Monex, fue vía BBVA Bancomer y aquí está el número de la tarjeta.'”

El PAN denunció que había al menos otros 16 tipos de tarjetas, todas ellas de Bancomer y las cuales habían sido contratadas por una empresa llamada Logística, Estratégica Asismex SA de CV. Dicha empresa se constituyó como distribuidora y comercializadora en el 2010 y, en pleno proceso electoral, recibió depósitos por mil 394 millones de pesos. Ninguno de estos movimientos tiene su registro en facturas en el SAT y la dirección con la que está registrada es falsa.

El 1 de diciembre del año pasado, el INE recibió la información que Bancomer había negado tener durante cuatro años, una base de datos con las personas beneficiadas de estas tarjetas. Asimismo, se enteraron que cuatro días antes de la elección del 2012, ASISMEX depositó 63.5 millones de pesos en esas tarjetas.

Pamela San Martín, consejera electoral, mencionó que: “Me parece importante, precisamente, porque sí estamos ante un caso en el que lo que tenemos son evasivas y tenemos muchos indicios de estar ante una triangulación con fines electorales de recursos que se inyectaron a un proceso electoral.

Al comparar esta base de datos con los registros de los representantes de casilla, se encontraron 7 mil 311 coincidencias. En total se les repartió un total de 18 millones 441 mil pesos.

La mayoría resultaron ser de la coalición PRI-PVEM por un total de de 15  millones 152 mil pesos. Sin embargo también se encontraron depósitos para otros partidos, 2 millones 58 mil pesos para el PRD y otros 369 depósitos a representantes del PAN.

Ciro Murayama pidió al Consejo General del INE que sancione a todos los partidos. Diez de 11 miembros del Consejo aprobaron la resolución, por lo que se sancionará a cada partido con el 200 por ciento de la suma que recibieron sus representantes de casilla, por lo que 30.3 millones de pesos tendrá que pagar el PRI-PVEM.

El INE va a enviar esta información a distintas instancias para que continúe su investigación, también buscará la manera de sancionar a Bancomer por negarse a entregar esta información durante cinco años.

Con información de Proceso.