Ricardo Salinas Pliego:el mayor riesgo de SEARS no fue el TLCAN, sino AMAZON

Aunque el presidente de EU, Donald Trump, se empeñe en culpar a México por la pérdida de empleos en su país, la realidad es que las empresas convencionales del sector retail como Sears han perdido plazas laborales debido a la poca habilidad que tan tenido para hacer frente a gigantes del e-commerce como Amazon, al menos eso piensa Ricardo Salinas Pliego, el magnate de las telecomunicaciones y el crédito.

Sears no fue capaz de resolver el dilema de ‘renuévate o muere’ y se enfrentó a un rival formidable en otro ícono comercial de EU, Amazon”, dijo.

Incuso, Salinas Pliego consideró que las gigantes tecnológicas de Silicon Valley son las responsables del cambio de la dinámica laboral en ese país, donde puestos de trabajo se han perdido frente a la llegada de la tecnología.

Silicon Valley ha acabado con más industrias en Estados Unidos que cualquier acuerdo comercial, pero atacar este símbolo mundial del progreso no es políticamente rentable”, escribió el empresario.

Para el también mandamás de empresas que buscan atacar a la base de la pirámide como Elektra, Banco Azteca e Italika, todas las políticas públicas que buscan interferir con el libre mercado al final han probado ser contraproducentes y para ello pone a Venezuela como ejemplo.

Parte del discurso populista, que ignora las fuerzas que están más allá de cualquier control gubernamental, atribuye la pérdida de empleos al comercio con México sin tomar en cuenta cómo el comercio ha beneficiado a millones de consumidores”, escribió Salinas Pliego en un artículo publicado recientemente en la revista Alliance.

Y el magnate no está solo en este posicionamiento pues decenas de expertos, organizaciones empresariales y economistas consideran que si la pérdida de empleos en el sector manufacturero estadounidense puede tener un culpable, entonces, se debe señalar a la tecnología y la robotización de las fábricas.

Así, la consultora PWC recientemente publicó un estudio donde calcular que para el 2030, hasta 38 por ciento de los empleos en Estados Unidos estarán en riesgo de ser sustituidos por robots.

Incluso, para la American Chamber of Commerce, al menos 41 millones de empleos del vecino del norte dependen directamente del comercio, un dato que toma gran relevancia si se tiene en mente que Canadá y México son los destinos más importantes para los productos estadounidenses.

Y precisamente por estos números, el presidente de dicho organismo, Thomas Donahue, defendió con uñas y dientes el tratado durante una visita a México en octubre pasado.

Tenemos que pelear para preservar el TLCAN y tenemos que ejemplificar el espíritu de cooperación necesario para tomar las oportunidades en común para una asociación más buena y un mayor crecimiento en los tres países del acuerdo”, dijo Donahue a empresarios de ambos países en aquella ocasión.

BALAZO EN EL PIE

Y de inclinarse la balanza por el discurso proteccionista de la Casa Blanca, entonces, Estados Unidos podría aplicarse una especie de harakiri económica y hasta política para Trump pues buena parte de los estados y sectores productivos que más lo respaldan serían los primeros en sufrir los daños.

Así, Míchigan, Wisconsin, Dakota del Norte, Texas, Missouri, Ohio, Iowa, Indiana, Arizona y Nebraska serían los 10 estados más afectados por la terminación del TLCAN y en todos ganó Trump las elecciones presidenciales, según un estudio de la Amcham.

Las consecuencias implican la posible pérdida de cientos de miles de empleos en esos estados y un detrimento en las exportaciones que efectúan a México y Canadá calculadas en varios miles de millones de dólares.

“Salir del acuerdo sería un golpe para Estados Unidos, uno que pegaría particularmente duro en algunos estados. Irónicamente, los que son más susceptibles serían estados industriales del Medio Oeste, estados agrícolas y fronterizos como Texas y Arizona”, señala el estudio.

Y aunque México también tendría daños importantes a su economía, dado que Estados Unidos es su principal socio comercial y el destino del 82 por ciento de las exportaciones, el impacto negativo a nuestro país terminaría afectando también al vecino del norte en temas como seguridad y migración, advirtió Salinas Pliego.

Un país débil sería incapaz de cooperar con Estados Unidos para garantizar la seguridad, sin mencionar la guerra fallida contra las drogas”, escribió el magnate.

Discusión