De acuerdo a Meneses Weyll, Lozoya negoció sobornos Odebrecht-PRI, en esta casa de Las Lomas

El escándalo de corrupción en el que se vio envuelto este año el ex presidente de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya Austin, dio hace un par de días uno de sus giros más inesperados: en un video difundido por Quinto Elemento Lab, el ex director de Odebrecht en México, Luis Alberto Meneses Weyll, confiesa las formas y confirma las cantidades que se le pagaron al funcionario mexicano.

Fueron, de acuerdo a las palabras de Meneses Weyll, que comparecía en el video ante la justicia brasileña, USD$4 millones depositados en diversas cuentas a nombre de Lozoya. En este mismo video, Weyll describe que parte de las negociaciones tuvieron lugar en la propia casa de Lozoya, o una de ellas, en Santa Fe.

De acuerdo a su declaración, ahí se habrían reunido en varias ocasiones para acordar el pago de sobornos: según Weyll, Lozoya pidió, en un primer momento, la cantidad de USD$5 millones, pero le fueron depositados sólo cuatro, entre abril y noviembre de 2012, a cuentas de dos compañías: Latin America Asia Capital Holding y Zecapan SA, ambas afincadas en el paraíso fiscal de Islas Vírgenes.

La casa, pues, está ubicada en la colonia Lomas de Bezares, en Santa Fe, y este expediente público comprueba su existencia, así como la propiedad que tiene Lozoya sobre ella. Se ubica en el condominio residencial La Retama, a unos metros de la carretera México Toluca. El condominio, dado la zona, cuenta con accesos restringidos, video vigilancia, y no se permite el acceso a nadie sin previa autorización de los vecinos.

Lozoya compró la casa el 14 de noviembre de 2012, por un precio de 38 millones, 175,000 pesos, mismos que fueron pagados de contado, sin crédito ni hipoteca mediante; dos días después de que Marcelo Odebrecht, presidente de la constructora, se reuniera con Peña Nieto, ya como presidente electo, y diera su aprobación al proyecto Etileno XXI, de acuerdo a lo publicado por Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad.

Estos documentos difundidos por Quinto Elemento Lab, prueban que Lozoya recibió pagos los días 5 y 13 del mismo mes de noviembre de 2012, por al menos USD$524,203, por actividades de “asesoría financiera”: los depósitos fueron realizados a la compañía Zecapan SA.

Por otro lado, una vez que Peña Nieto tomó funciones como presidente, y Lozoya se convirtió en director general de Pemex, reconoció la existencia de la casa en su primera declaración patrimonial, como lo reporta BuzzFeed; pero la omitió en la última declaración de bienes que hizo, en febrero de 2016, al dejar la compañía.

El destino de esos cuatro millones es incierto, pero se cree que una parte financió de manera ilegal la campaña presidencial de Peña Nieto; esto estaba siendo investigado por la Fiscalía Especializada Para la Atención a Delitos Electorales (Fepade) hasta que cesaron a su titular.

Sin embargo, y de acuerdo a lo publicado por MCCI, era una práctica común el invertir en campañas electorales: “Odebrecht corría con los gastos del marketing político de los candidatos. La constructora sugería después las obras que se incluían en los planes de gobierno”, declaró Rodrigo Tacla, quien se encuentra en España con libertad condicional.

El mismo Weyll, en el video, confiesa que la compañía quiso “invertir en el candidato”, para asegurar el posicionamiento de su empresa. La postura de Lozoya a este respecto ha sido de total negación, y ha podido esquivar la acción de la justicia mediante amparos y otros movimientos jurídicos, de la mano de su abogado Javier Coello.

Discusión