Venden carne de caballo como carne de res en seis ciudades del país

- Por

Investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) encontraron que en seis ciudades del país  los mexicanos consumen carne de caballo, aunque se las venden como carne de res en las carnicerías, mercados y tianguis.

El estudio, encargado por Humane Society International, revela que los investigadores tomaron 433 muestras de carne cruda y cocida en las ciudades de Aguascalientes, Zacatecas, Chihuahua, Ciudad de México, Pachuca y San Vicente Chicoloapan (Estado de México).

Más de las 40 muestras recolectadas demostraron que lo que se vendía era carne de caballo. La mayoría de las muestras positivas están en la Ciudad de México, mientras que en San Vicente Chicoloapan es donde meno engaños hay.

Sin embargo, al enterarse, los vendedores manifestaron su sorpresa, ya que no quieren vender carne de caballo, pero no sabían que la carne que compraban a sus proveedores era de caballo y que eso les vendían a sus clientes.

Anton Aguilar, director de HSI / México, señaló que este engaño se debe en gran parte al etiquetado falso o erróneo que se hace de la carne que se consume.

«Los resultados de este estudio muestran que es importante que los consumidores que adquieren alimentos en mercados y tianguis se den cuenta de que es posible que ocurran prácticas de mal etiquetado o etiquetado engañoso de la carne, lo que podría ser dañino para su salud”, dijo Aguilar.

La venta de carne de caballo no fue lo único que encontró el estudio. Las muestras también tenían presencia de clembuterol,  un medicamento veterinario prescrito comúnmente para caballos,  que no está aprobado para animales de consumo humano y puede ser dañino para los seres humanos.

De las 40 muestras que resultaron ser carne de caballo, 29 tenían están sustancia, además de otras tantas que son tóxicas para los humanos y que no se detectaron, pues el estudio no estaba diseñado para encontrarlas.

El consumo de carne de caballo puede ser peligrosa, no solo por estas sustancias, sino también por la manera en que se sacrifican los caballos no deseados y que suele ser cruel para los animales.

Estos equinos, que antes participaron en carreras o como acompañantes se venden a exportadores, que los trasladan largas distancias, a altas temperaturas, sin alimento o agua y sin atención veterinaria.

Aun con estas condiciones, que no son las mejores, México es el segundo mayor productor de carne de caballo en el mundo, después de China.

Según la Secretaría de Economía, en 2015 se exportaron alrededor de tres mil toneladas de carne de caballo, sobre todo a Vietnam y Rusia, con un valor de nueve mil millones de pesos.

Sin embargo, muchos de los caballos que se sacrifican en México provienen de los rastros de Estados Unidos, donde se cerraron los rastros de este tipo de carne desde 2007, luego de que el Departamento de Agricultura de ese país retirara los fondos para realizar las inspecciones a las plantas que producían este cárnico.


Etiquetas: