Epidemia de niños y adolescentes desaparecidos se triplica durante el gobierno de EPN

- Por

El día de hoy se presentó en el museo Franz Mayer el informe La infancia cuenta: desafíos en el acceso a la justicia para niñas, niños y adolescentes realizado por la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim).

Según la información de Animal Político, el informe presentó cifras que revelan que la desaparición de niños y adolescentes incrementó tres veces durante los primeros cinco años del gobierno de Peña Nieto. Entre 2006 y 2012 se reportaron mil 584 casos, número que prácticamente se ha triplicado a 4 mil 394, desde el 2013 a la fecha.

El 18.2% del total de las desapariciones que se tienen registradas son de niños y adolescentes, según la información del Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED), 33 mil 482 personas en total y 6 mil 079 corresponden a menores de edad. El 70% de los casos sucedieron solamente en el periodo de Enrique Peña Nieto. El 2016 fue un año crítico en la desaparición de menores, ya que se reportaron mil 431 casos, casi una cuarta parte del total registrado. En el 2017, han desaparecido 812 menores de edad (0 a 17 años).

La mayoría de casos se ha dado en el Estado de México, que en este momento ya registra un total de mil 498 desaparicionesEn entrevista con Animal Político, Juan Martín Pérez, director de Redim, opinó que: “El Estado de México representa el reino de la impunidad en este país. Claramente muestra cómo el crimen organizado puede capturar al Estado. Puede mostrar como la vida de las personas, literalmente, no vale nada”.

Incluso, si se busca ver la cifra por tasa de desaparecidos por cada 100 mil habitantes, el Estado de México sigue encabezando la lista con 10.4%, al que le sigue Puebla con 9.6% y Sinaloa y Colima con 9.1% cada uno.

Aunque estos datos ya son preocupantes por sí mismos, se refieren solamente a las desapariciones que se tienen registradas ya que hay muchos casos que no se denuncian. En 2016 la cifra negra de delitos cometidos contra niños fue del 93.6%. En gran medida, las familias no acuden a denunciar debido a la impunidad que se vive en el país, ya que aunque vayan con las autoridades no sucede nada. Juan Martín Pérez opina que “hay omisión de las autoridades como forma intencionada de inhibir la denuncia, y donde no se considera a los niños como responsabilidad del Estado, sino de sus familias”.

EL PROBLEMA DEL NARCOTRÁFICO

Otra de las razones del incremento de esta cifra es la ruptura de los grupos criminales en el 2011 cuando se rompieron códigos de relación y empezaron a atacar a las familias, lo que significó el incremento de homicidios de niños para “dar la lección de cobrar la vida de los seres queridos”, explica Martín Pérez. La guerra contra el narcotráfico ha afectado a niños y adolescentes, no solo por los homicidios y desapariciones, sino porque también se les ha reclutado en grupos criminales o incluso porque han tenido que desplazarse debido a la violencia en sus comunidades. Según datos del Instituto de Estadística (Inegi) se registraron 20 mil 762 homicidios en México, y el 5% corresponde a menores de edad.  

También la trata de personas ha incrementado estos números, sobre todo en niñas y adolescentes, 6 de cada 10 desapariciones corresponden al sexo femenino. Martín Pérez informa que “este incremento está claramente asociado con una nueva vertiente de negocio criminal en la trata con fines de explotación sexual”.

MIGRACIÓN Y VIOLENCIA

Por otro lado, hay muchos casos en los que los niños tienen que viajar solos a Estados Unidos para encontrar ahí a sus padres, lo que los deja vulnerables a toda clase de violencia. Por ejemplo, pueden ser abandonados o abusados para incurrir en actividades delictivas. Según información de Animal Político, el incremento de niños que viajan solos ha crecido exponencialmente estos últimos tres años, indican organizaciones como Naciones Unidas y Human Rights Watch. México ha deportado al 85% de niños y adolescentes solos que transitan por el país para cruzar a Estados Unidos, en la mayoría de los casos huyendo de la violencia de sus países, lo que los deja a merced de grupos criminales.

El informe también da el ejemplo del albergue “Casitas del Sur” donde encontraron a niños que habían desaparecido, muchos fueron llevados a otros países donde se les dio en adopción irregular y hasta el momento no hay autoridades sancionadas y muchos niños no han sido hallados. Debido a que el Estado mexicano no cuenta con albergues, la mayoría de los niños se encuentran en albergues privados lo que los deja vulnerables, mientras que los adolescentes son reclutados por grupos criminales en centros de rehabilitación.

ALGUNAS SOLUCIONES AL PROBLEMA

El informe indica que no habrá cambios en esta epidemia si el Estado no crea mecanismos de búsqueda eficaces. Actualmente los ministerios públicos retrasan las investigaciones al decir que los menores podrían haber escapado. Asimismo, hay un estigma especialmente con los adolescentes que retrasan el proceso para encontrarlos.

Para Juan Martín Pérez la búsqueda de los niños debe ser inmediata y se debe crear una alerta similar a la de feminicidios que permita se realicen las investigaciones de manera rápida. El director concluye que es necesario “entender que es un tema grave que requiere respuesta institucional articulada, es un delito vivo, latente, son niños que mientras tanto pueden ser víctima de otros delitos”.

El informe ya está disponible físicamente y estará en línea en los próximos días en el portal de  la Red por los Derechos de la Infancia en México.

Consulta el reporte completo de Animal Político.