El crimen organizado ya trafica con pescados y mariscos mexicanos

- Por

Algo extraño está sucediendo en las carreteras de este país. De repente, en un hecho atroz y poco mencionado, se han aumentado los robos a tráilers con cargas bastante peculiares. Durante un mes se han registrado 13 asaltos en la carretera federal Veracruz-Puebla, ya de por sí insegura. ¿El contenido de todos ellos? Pulpo.

¿Qué están viendo los criminales en los mariscos mexicanos? Lo que ven es una fortuna. El contenido de esos 13 robos se eleva, según estimaciones oficiales, hasta los 40 millones de pesos. En cada uno de ellos se trasladaban cerca de 25 toneladas de pulpo. Los destinos finales de este molusco: la Ciudad de México, Guadalajara, Guanajuato y otros más.

Y no eran robos en donde el pulpo fuera una coincidencia. Iban específicamente tras la carga, señala varios de los choferes. Se llevaban los cargamentos completos y también las unidades. El último caso sucedió más al sur, por las carreteras llenas de palmeras que rodean el estado de Yucatán. Los delincuentes iban a bordo de varias camionetas para llevarse todo este marisco congelado.

Las personas dedicadas al transporte de mariscos lo han dejado claro: se suspende el envío de estos productos con dirección al centro del país hasta que se garantice la seguridad de cada tráiler y su carga. Se solicitó, además, custodia fuerte, que sean navales y soldados los que protejan este animal de ocho patas y todo lo que representa económicamente, solicitan.

Todo esto apunta hacia una sola dirección: la delincuencia organizada en México está apuntando sus intereses hacia el vasto mar mexicano. Los datos recabados por el medio InSight Crime señalan que, sorpresivamente, este tipo de crímenes apuntan a células bien organizadas dedicadas al crimen en el país. Y es que de los 13 asaltos registrados, tan solo uno ha sido recuperado. Lo que habla de personas bien entrenadas y con una planeación en las labores de saqueo.

“La reciente ola de robos de pulpo sugiere que los grupos criminales pueden estar aprovechando una nueva oportunidad en el vasto mar de las empresas ilícitas”, señalan. Los datos indican que cada año se sabía de un atraco o dos a vehículos que transportaban esta mercancía, por lo que el ascenso en el robo específico a los cargamentos de pulpo habla ya de un objetivo claro. Y es que el número de robos mantiene en alerta a los empresarios pesqueros y también a los compradores en Europa, el territorio que más compra estos moluscos.

La teoría se refuerza al analizar los constantes robos a otra especie del mar mexicano. Se trata de las codiciadas y carísimas vejigas de totoabas. La totoaba, también conocida como corvina blanca o cabicucho, es una especie de pez que llega a costar mucho más que la cocaína. Lo más preciado es su vejiga, que puede llegar a costar hasta 8,500 dólares el kilo, en el mercado negro.

https://twitter.com/DiariodeYucatan/status/922716731172298752

El comercio ilegal con este animal localizado en el golfo de California ha crecido tanto que se ha catalogado a la especie como “amenazada”, según la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Lo que refuerza la idea de que existe toda una organización bien estructurada para robar y vender estos productos marinos en el mercado negro internacional. Sobre todo en China, en donde la totoaba es muy importante por su valor en la medicina tradicional. Lo que no se sabe aún es en dónde se está comercializando todo el pulpo que se ha robado en las carreteras del país.

Los comerciantes pesqueros exigen más protección a sus cargas y también solicitan una investigación a fondo sobre estos robos. Para lograr todos estos hurtos se requiere “no solo una gran demanda del mercado negro para el producto, sino también una infraestructura altamente sofisticada capaz de abastecerlo”, puntualiza InSight Crime.