Contratos entre Pemex y Odebrecht tienen un sobreprecio de hasta 300%

- Por

En 2016, Petróleos Mexicanos pagó más de 950 millones de pesos a la empresa brasileña Odebrecht para realizar obras en la refinería Miguel Hidalgo, de Tula Hidalgo, como parte de los contratos que le dio la paraestatal,  encabezada en ese momento por Emilio Lozoya Austin.

El informe de fiscalización de la Auditoria Superior Federación reveló que los pagos tienen un sobreprecio de hasta 300% en materiales y mano de obra, lo que representa un posible fraude al erario público y que pueden derivar en denuncias penales ante la Procuraduría General de la República (PGR) si no se solventan.

El informe señala que Odebrecht —acusada de sobornar a funcionarios de varios países para obtener contratos—, obtuvo los contratos en Pemex por adjudicación directa, es decir, que en la administración de Lozoya no se abrieron concursos para dar las obras a la empresa más capaz y con mejores precios.

El informe de la Auditoría mostró que Pemex Transformación Industrial dio al menos tres contratos a Odebrecht entre 2013 y 2015, y los pagos por estas obras continuaron hasta 2016. Dos de esos contratos son de obras que se hicieron en la refinería Miguel Hidalgo en Tula y el otro en la de Salamanca.

De todos ellos, sólo el número PXR-OP-SILN-SPR-CPMAC-A-4-14 cuyo concepto es “Acondicionamiento del sitio, movimiento de tierras y conformación de plataformas para el proyecto de Aprovechamiento de Residuales en la Refinería Miguel Hidalgo” se terminó a tiempo aunque la inversión fue 60% más alta de lo que se había previsto: el contrato era por mil 426 millones de pesos, pero Pemex pagó al final dos mil 315 millones de pesos.

El resto de los contratos están suspendidos por falta de presupuesto, pues el monto supera los tres mil 500 millones de pesos.

Pagos excesivos

La ASF encontró ocho irregularidades de los pagos en la obra que se concluyó y que era un proyecto de aprovechamiento de aguas residuales en la refinería Miguel Hidalgo.

El informe señala que Pemex hizo “pagos excesivos” por 707 millones de pesos  a 13 conceptos distintos. Al comparar este pago con el que Pemex hizo a otra empresa mexicana por obras similares, se encontró que los pagos fueron excesivos.

Al analizar toda la obra y los contratos se encontró que la empresa brasileña recibió pagos con sobrecostos de entre 60 y 300% más de los que se le pagó a la empresa mexicana que hizo obras parecidas para la paraestatal.

Con la misma metodología, la ASF encontró que se compraron herramientas con un sobrecosto de 13 millones 639 mil pesos, pagos en exceso por un millón 287 mil pesos para una malla galvanizada y 79 millones 164 mil pesos más para la extracción y traslado de agua.

Los auditores detectaron además pagos irregulares por casi 140 millones de pesos relacionados con el sobrecosto que tuvo este contrato.

El informe concluye que Pemex no garantizó la obtención de las mejores condiciones de precio, financiamiento, oportunidad y otras circunstancias importantes para el Estado. Del mismo modo, se le acusó de no administrar con eficiencia, eficacia, economía, transparencia y honradez los recursos públicos de este proyecto.

Los contratos cuyas obras están detenidas por falta de recursos, según lo que dijo Pemex, también tienen inconsistencias y sobrecostos. La ASF reportó que en uno se pagaron 229 millones de pesos de más, mientras que el segundo contrato tuvo un sobreprecio de 52 millones.

La Auditoría exigió a Pemex aclarar las anomalías de estos contratos cuanto antes.

Con información de Animal Político