Una mujer yucateca quiere ser la primera candidata presidencial del PRI

- Por

Mientras los demás partidos ya están decidiendo entre tres o menos personajes para liderarlos en la contienda electoral del 2018, el PRI sufre. No es que sufra más que los demás, el PAN tampoco sabe realmente a quién apoyará para que los represente en la elección presidencial, el PRD menos. Pero es que el PRI la tiene realmente difícil, más que los demás. 

Entre los candidatos que se barajan para representar al partido que ocupa actualmente el poder y que ha sido severamente investigado por casos de corrupción e impunidad, se encuentra Miguel Ángel Osorio Chong, actual secretario de gobernación. Es el claro favorito, según las encuestas. Se encuentra en el segundo lugar de las preferencias electorales, según esta encuesta del diario El Financiero.

Entre las otras opciones está Meade Kuribreña, actual secretario de Hacienda, de raíz panista pero que le ha trabajado bien al priísmo. Otro más sería el actual secretario de Salud, José Narro. Si algo tienen todos estos personajes en común es una cosa, además de ser totalmente fieles a los valores políticos del PRI: son hombres. Y es que siempre ha pasado así en este partido, hasta ahora. Una mujer del sur, que ya fue gobernadora, quiere lanzarse como la primera candidata presidencial del PRI a la presidencia en la historia del país.

Se trata de la yucateca Ivonne Ortega. Con claro acento sureño y una melena abundante, esta mujer que conoce de victorias electorales ha sido presidenta municipal, diputada local, diputada federal y senadora priísta en su tierra natal. A sus 44 años, es la figura femenina con más experiencia política para apostar por una candidatura presidencial dentro de su partido. Sorprendentemente no figura en ninguna lista de posibles candidatos.

«Independientemente del método que se decida, me inscribiré al proceso interno y contenderé por la candidatura presidencial del PRI», dijo. Y es que la tiene realmente difícil. El líder nacional del priísmo, Enrique Ochoa, señaló que la selección del candidato estará basada en una convención de delegados, es decir, no será un proceso abierto, ni a la ciudadanía, ni a todos los militantes del partido tricolor.

Como una opción bastante alterna a lo tradicional dentro del partido más poderoso de México, Ivonne Ortega ha fomentado el movimiento #RecuperemosAlPRI, en donde critica duramente al gobierno actual y al partido en general, argumentando que “el PRI vive una severa crisis de credibilidad con los mexicanos, y lo más grave es que sus propios militantes han dejado de creer en él”.

Al igual que las fricciones entre el líder del PAN y sus militantes, Ortega asegura que el PRI necesita volver a aliarse con la credibilidad y la democratización de los procesos internos del partido. Afirma que en la antigüedad “ser priísta era motivo de orgullo. Hoy, muchos priístas se avergüenzan de serlo, porque algunos líderes y representantes del partido han manchado su nombre”. Aunque no menciona a qué líderes se refiere, la referencia es clara después de los escándalos de priístas prófugos como César Duarte, Javier Duarte, Tomás Yarrington y el recién detenido Eugenio Javier Hernández.

A LOS CONSEJEROS POLÍTICOS NACIONALES, ESTATALES, MILITANTES Y SIMPATIZANTES DEL PARTIDO REVOLUCIONARIO…

Publié par Ivonne Aracelly Ortega Pacheco sur mardi 29 août 2017

“El PRI es de millones de priístas y lo tenemos que recuperar para que no siga en manos de la cúpula de unos cuantos. Para regresar la justicia, la igualdad y la democracia a nuestro partido y para cambiar el rumbo del país”, dijo, buscando que “todos los que aspiran a un cargo y cumplan con los requisitos que señalan los estatutos del partido tengan la garantía de participar en los procesos de selección de candidatos, empezando por la candidatura presidencial”. Y es que Ivonne es la única mujer que realmente está batallando para incluir su nombre en la lista de consideraciones. Nadie más parece querer competirle a los favoritos, al menos ninguna mujer.

Pero el método de elección a través de delegados parece que la dejará fuera incluso antes de participar. «La convención de delegados es un ejercicio que le ha redituado buenos frutos al tricolor, motivo por el cual es garante de la transparencia con la que el partido toma sus decisiones de cara a sus afiliados y ante la sociedad misma», dijo el líder del sector popular del PRI, Arturo Zamora.

Con esto, no serán todos los militantes quienes decidan, serán tan solo unos miles de priístas con mayor jerarquía los que elijan a su representante para buscar la silla presidencial hasta el 2024. Algunos aseguran que será el propio Peña Nieto el que designe a su favorito en el famoso “dedazo” presidencial. Hasta el momento, el nombre de Antonio Meade Kuribreña suena como el predilecto. Lo que le resta oportunidad a Ortega y otros interesados que no son realmente cercanos al presidente de México.

Por el momento, Peña no ha querido hablar mucho del tema, pero sí ha mencionado los valores que requerirá el candidato de su partido para encarar la lucha electoral del 2018. El candidato priísta a la presidencia debe ser “alguien que tenga una visión clara de hacia dónde va el país y un perfil de una conducta y una trayectoria honesta, limpia, de reconocimiento y de prestigio», dijo.

«Me han informado que se prepara todo para planchar el asunto. No seré parte del trámite, pero con las condiciones que se impongan competiré por la candidatura presidencial», dijo la ex gobernadora yucateca que aspira a gobernar a todo el país.

Mira toda la información en esta nota de El Financiero.